Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

Que los ciudadanos tengan acceso a la justicia y que ésta se aplique en los tiempos establecidos por la ley, es lo menos que les interesa a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, ya que están “jugando tercia” para la ratificación de 16 magistrados de Apelación, a quienes hace cuatro meses se les venció el período que establece la ley.

Ayer, el Vicepresidente de la CSJ, magistrado Rafael Solís, acompañó a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de distintos departamentos del país, cuyo período está vencido, a dejar una carta al presidente de la Corte, Manuel Martínez.

La semana pasada, la Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua (Ajumanic) también mandó una carta a Martínez con el mismo fin.

La manzana de la discordia

La discusión de la ratificación consiste en que los liberales quieren nombrar a dos magistrados más; uno en Matagalpa, en reposición del doctor José René Aráuz López, quien falleció en agosto de 2007, y otro en Granada, para reponer a Norman Miranda, porque aseguran que se les volteó de bando político.

Según Martínez, no convoca a Corte Plena porque los magistrados sandinistas quieren meter otros temas a discusión. Por ejemplo, la sentencia de la Sala Constitucional, que permite la reelección del presidente Daniel Ortega.

“Son excusas, andan diciendo cosas que no son; Rosales no ha subido esa resolución a Corte Plena y ellos (liberales), con Martínez presidiendo, tienen la potestad de levantar la Corte si se tocan temas que no quieren discutir. No tiene argumento de fondo, sólo argumentos tontos. No hay voluntad de nombrar, eso es todo”, recalcó Rafael Solís.

“Violan el pacto”

Una vez que la comitiva de magistrados entró a la oficina de Martínez, empezó el rifirrafe con el magistrado Solís.

“Están (los magistrados sandinistas) empecinados en seguir violando el pacto. Si agregás dos nombres a esa lista (de 16), firmamos sin ningún problema. No es intransigencia nuestra, ya lo hemos platicado en privado cuál es el problema de nombrar los magistrados que corresponde”, dijo Martínez a Solís.

Martínez llamó a Solís “relacionista público de la Corte”. “Yo respeto al doctor Solís por su ingenio. Cuando se trata de publicidad es una cosa, pero a lo interno, hacemos lo que tenemos que hacer. Ahora, o no lo quiere hacer o no lo dejan hacer”.

Luego Martínez recalcó que siempre ha habido ese número de magistrados “o pacto o como ustedes le quieran llamar. Yo, Manuel Martínez, no convocaré a Corte Plena ni firmaré si no son 18 magistrados. Es un capricho”, dijo.

Mientras los magistrados miden fuerzas, a las personas que acuden a los distintos Tribunales de Apelaciones en busca de justicia sólo les toca esperar, o en muchos casos, aguantar las detenciones ilegales.