Heberto Jarquín
  •   BLUEFIELDS, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Los habitantes de la Región Autónoma del Atlántico Sur celebraron el XXII aniversario de la promulgación y entrada en vigencia de la Ley de Régimen de Autonomía (Ley 28), con entusiasmo por el rescate de costumbres, tradiciones y forma de vida de sus ancestros y desencanto por la pobreza, el abandono, la corrupción institucional y la dependencia de los designios políticos de los partidos de Managua.

El ex alcalde de Bluefields y dirigente regional del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Moisés Arana Cantero, dijo que el Régimen de Autonomía fue sepultado por el mismo Consejo Regional donde “hibernan” los presuntos representantes del pueblo, marcados por múltiples actos de corrupción demostrados por la Contraloría General de la República.

Arana lamentó que apenas alcanzan un escaño en el parlamento regional, los flamantes “consejales regionales” corren a Managua a rendirle pleitesía y pedir la unción de los caudillos Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, pisoteando el espíritu y la  esencia de los Estatutos de Autonomía que rigen en ambas regiones autónomas.

La promotora cultural creole, Carmen Joseph, coincidió con Arana Cantero, al señalar que la autonomía es de los costeños. “No debemos permitir que vengan de Managua a decirnos qué tenemos que hacer y cómo debemos vivir”, recalcó.

El historiador costeño Johnny Hodgson Deering salió al frente de las personas que tratan de desconocer la vigencia de la autonomía, diciendo que “la incomprensión del presente es causa del desconocimiento del pasado”.

Hodgson refiere que La Moskitia nunca fue conquistada, y tuvo una monarquía con éxitos y problemas desde 1635, la que fue arrebatada en 1894, cuando el gobierno de José Santos Zelaya la anexó a Nicaragua imponiendo gobernadores, recaudadores de impuestos, policías y otros funcionarios de Managua.

“Impusieron sistema educativo y el idioma”

“Una de las peores imposiciones fue un sistema educativo diseñado para esconder la historia de la Costa Caribe y que los costeños perdieran su identidad. Prueba de ello es que impusieron por ley el español como único idioma”, explicó Hodgson.

El historiador hizo hincapié en señalar que un pueblo debe tener historia, lengua y territorio para ser reconocido como tal, pero que el régimen zelayista declaró como tierras nacionales el 98 por ciento del territorio.

“Gran parte de estas tierras usurpadas a los costeños fueron entregadas a funcionarios y allegados al gobierno de esa época. También crearon un sistema de municipios que era extraño, porque en La Moskitia lo que regían eran los gobiernos comunitarios”, explicó.

Johnny Hodgson afirmó que en un simposio se llegó a la conclusión de que actualmente sólo se ejerce la autonomía en un 15 por ciento. Sin embargo, reiteró que es una ley sólida, pues se requiere de dos tercios de ambos Consejos Regionales para reformarla o revocarla.

Consejos Regionales estancados

Diversos analistas costeños coinciden en que, efectivamente, los Consejos Regionales se han estancado, han caído en la corrupción y dependencia de los partidos políticos de Managua, pero hay logros significativos tales como la fundación  de dos universidades comunitarias costeñas y la promulgación de un sistema educativo regional y un modelo de salud propio de las regiones autónomas. Otro logro fundamental que destaca la dirigente creole Dolene Millar, es la promulgación de la Ley 445 sobre el Régimen de Propiedad Comunitaria de los Pueblos de la Costa Caribe.

Entre los desafíos de la Autonomía, Johnny Hodgson sugiere luchar contra la corrupción, mejorar la economía y borrar estereotipos que existen en otras partes del país sobre los costeños.

“Algunos creen que aquí toda la gente está metida en tráfico de drogas, algo que es falso, porque la mayoría de nosotros somos gente trabajadora y honesta”, concluyó.