•  |
  •  |
  • END

Los desembolsos que el gobierno de Hugo Chávez ha hecho a la sociedad ALBA de Nicaragua, Albanisa, manejada en Nicaragua por el presidente Daniel Ortega en forma privada y también como un Estado paralelo, presupone giros hechos y pendientes, que superan los 7 mil millones de dólares desde enero de 2007, según medios y organismos venezolanos.

Un enclave de Chávez en Centroamérica

Un informe elaborado por el Centro de Investigaciones Económicas de Venezuela (Cieca), grupo no estatal de estudios socioeconómicos de ese país, reveló que “el poderoso brazo financiero de Chávez logró sostener a Ortega desde que asumió, más de dos años y nueve meses, para consolidarle como su principal aliado político en Centroamérica y catapultarle a una eventual reelección consecutiva en los comicios de noviembre de 2011”.

“La inversión política de Hugo Chávez en Nicaragua, que fue girada o está pendiente de desembolso, supera los 7 mil millones de dólares desde enero de 2007, y penetra los estratégicos sectores de energía, construcción, agropecuarios, financieros, vivienda, salud o transporte. Por eso, la reelección de Daniel Ortega es esencial para los intereses del bloque La Habana-Caracas-La Paz- Quito-Managua”, dice el reporte del periódico “El Universal” de Venezuela.

El apoyo de Chávez a través de Albanisa, una polémica firma de la que el 51 por ciento de las acciones son de la estatal Pdvsa y el restante 49 por ciento es de la también pública Petronic, penetra en áreas de importancia social, pero todo ello con el sello del clientelismo o preferencia política.

No hay deuda y millones privatizados

La Asamblea Nacional aprobó el martes por unanimidad una resolución que establece la no generación de deuda pública que tenga su origen en la cooperación venezolana, de cuyos fondos se alimentan los proyectos privados de la familia gobernante, el banco paraestatal Alba Caruna, los llamados proyectos sociales, cuyos resultados sólo ven los partidarios del gobierno y la propaganda oficial.

La oposición consideró la aprobación como un triunfo, pues garantizaron que no existe deuda del Estado con Venezuela, pero en realidad, según diversas fuentes, lo que hicieron fue legitimar la existencia de un Estado paralelo, en lugar de incorporar los fondos al Presupuesto General de la República.

La ayuda de Caracas contempla, entre otros aspectos, suministrar crudo, construir 200 mil viviendas, una fábrica de productos de aluminio, una refinería cuyo costo alcanza los 3,500 millones de dólares, dos carreteras, así como rehabilitar un puerto, abrir una aerolínea, crear una empresa de telefonía celular o sustituir aportes de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos, que congelaron la ayuda a Nicaragua por el denunciado fraude de las elecciones municipales de noviembre de 2008.

El manejo de los fondos provenientes de los petrodólares, se hace a través de Albanisa y de varias empresas conocidas como las “Albitas” o “Albotas”, que se desarrollan en rubros como energía, seguridad, construcción, turismo, exportación de alimentos, ganado, depósitos y distribución de combustibles, todo ello bajo el concepto de grannacionales conformadas por Pdvsa y empresas estatales de cada uno de los países miembros del ALBA.

La página web del ALBA informó que los presidentes de los países miembros de esa agrupación, entre ellos el presidente Daniel Ortega, aprobaron recientemente que en sus países las figuras como Albanisa, conformen ALBA-Turismo, ALBA-Telecomunicaciones, ALBA-Salud, ALBA-Minería, ALBA-Industrial, ALBA-Educación, Uni-ALBA, ALBA-Cultura y ALBA-Comercio Justo.

Albanisa va por millones con ALBA Forestal

Pero por si algo faltaba en los negocios de Albanisa, el vicepresidente de la firma que a la vez es tesorero del partido de gobierno y hombre con mil sombreros, Francisco López, en compañía del ministro de Agricultura y Tierras de Venezuela, Elías Jaua, anunció ayer en medios oficiales la apertura de una nueva Albota: ALBA-Forestal, la cual estará ligada a la grannnacional “Maderas del ALBA”.

“Vamos a la Costa Caribe para la recuperación conjunta entre la empresa mixta maderas del ALBA y las empresas del gobierno de Nicaragua, de la madera que dejó tumbada el huracán Félix, que está ahí y que puede ser aprovechada comercialmente y para el desarrollo local de la Costa Caribe”, dijo López.

Un día antes, el gerente de Albanisa, el venezolano Rafael Paniagua, y el polémico político Steadman Fagoth, aliado del partido de gobierno, anunciaron el proyecto, indicando que se hará de conformidad con lo que decidan los líderes de las comunidades que son los dueños de las tierras.

El huracán Félix que golpeó la Costa Caribe en septiembre de 2007, derribó una cantidad de madera suficiente para abastecer a todo el país por 120 años, según dijo Klaus Henkelman, representante de la Organización de Naciones Unidas para la agricultura y la Alimentación (FAO).

De acuerdo con el informe evaluativo oficial del Instituto Nacional Forestal, Inafor, sobre los efectos del huracán en la zona, el meteoro afectó un total de un millón 666 mil hectáreas, que corresponden a unos 50 millones de árboles de los cuales 20 millones son aprovechables por ser maderas de alto costo.

Más de 320 millones de dólares

“Tomando en consideración el grado de dificultad de extracción del volumen total comercial en el bosque se estima un precio promedio de montaña de US$ 30 por m3, lo que hace un valor total de esta madera afectada en US$ 321,364,770. El volumen comercial disponible a corto plazo con zona de extracción efectiva con camino de penetración, se estima un valor de US$ 185,328,360, puesto en la montaña”, dice el informe de Inafor de noviembre de 2007.

“En la Costa Caribe se evaluarán las capacidades de explotación y el potencial maderable que está ahí y con la empresa Maderas del ALBA estamos haciendo la nueva empresa mixta con Albanisa”, explicó el ministro venezolano Jaua.

“Siguen creciendo las Albas, las Albitas, las Albotas, como quieran llamarles, pero es la expresión viva del apoyo para los pobres, el desarrollo del modelo del Poder Ciudadano que impulsa nuestro comandante Daniel Ortega”, señaló por su parte López, haciendo mofa de los críticos.

Algunos numeritos manejan las Albotas

Durante el año pasado, el dinero procedente de Venezuela que llegó a Nicaragua se ubicó en 457 millones de dólares, según un informe del Banco Central de Nicaragua. De ese total, 146 millones (el 30%) fueron para Alba-Caruna, de acuerdo con el acuerdo firmado por Chávez y Ortega. Se calcula que con la importación de petróleo, esta firma podría obtener entre 250 y 300 millones de dólares al año.

ALBA-Generación es la que se encarga de todo lo relacionado con la generación de energía a través de las plantas que vinieron como “donadas, prestadas, cedidas”, y que ahora son propiedad de Albanisa, y por las cuales los nicaragüenses pagarán más de 400 millones de dólares, tomando en cuenta su costo directo de 232 millones de dólares más los intereses que sumarán en 15 años de plazo.

ALBA-Equipos, en 10 meses trabajó en diversos proyectos de Albanisa, y se autopagó 2.3 millones de dólares.