•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Monseñor René Sandigo, Obispo de la Diócesis de Chontales y de Río San Juan, presidió la misa concelebrada con los sacerdotes de las diferentes parroquias del departamento, que se realizó en celebración del santo patrono, San Carlos Borromeo.

El prelado también realizó confirmaciones a 196 jóvenes, el martes, en vísperas del día en que la población católica de San Carlos venera al santo con cuyo nombre fue honrada la ciudad.

Al amanecer, una bullanguera diana recorrió las calles al son de cohetes y bombas, y a eso de las nueve de la mañana, la diminuta imagen fue cargada en hombros por fieles devotos, en la procesión que tradicionalmente realiza la Iglesia Católica.

El obispo hizo un llamado a los católicos a “no anclarse”, y a fomentar el dinamismo, la alegría, y un mayor impulso en la Iglesia Católica. “Vamos mar adentro a navegar”, insistió, mientras retomó la experiencia de los lancheros de remo, “así como lo hacían en el pasado, hay que remar, y puede ser que yendo hacia San Juan de Nicaragua encallen en tierra, se encuentren arena, yerba, basura, pero hay que empujarla con más fuerza, con más ahínco”, exhortó, en clara referencia a las difíciles circunstancias que tienen que enfrentar para cumplir la misión de Dios.

Seguir el ejemplo de Borromeo

Según monseñor Sándigo, la Iglesia Católica ha recuperado la vocación misionera, hecho que se expresa en el apasionamiento que muestran en las comunidades donde están penetrando.

En ese sentido, instó a la feligresía a seguir el ejemplo de San Carlos Borromeo, quien nació en 1538 y murió en 1584. Para el prelado, Borromeo es ejemplo en su vida humana y profesional, fue abogado, y se desprendió de todas sus riquezas para entregarlas al pueblo y al servicio de Dios. “Debemos seguir su ejemplo no sólo por su figura, sino también como un buen pastor”, pues sus homilías son enseñanzas para los guías desde la más alta jerarquía, refirió el también Secretario de la Conferencia Episcopal.

A la actividad religiosa asistió el jefe del Policía en el departamento, comisionado Magdiel Pérez, junto a jefes de sección y a una buena cantidad de agentes. También estuvieron efectivos del Ejército de Nicaragua, pero fue notoria la ausencia de autoridades institucionales y políticos. “Obvio”, dijo un creyente, “ya que no estamos en tiempos de campaña”.