•  |
  •  |
  • END

Problemas de agua potable, alimentación, servicios sanitarios, ventilación, infraestructura e iluminación, son los males que deben soportar los privados de libertad en los departamentos de Boaco, Nueva Guinea, El Rama y San Carlos, comprobaron funcionarios del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, en una visita que realizaron en esos lugares.

“Hubo un nivel de aceptación por parte de los jefes, y ellos nos compartieron que se debe a las limitaciones de presupuesto. En el caso de la alimentación, en San Carlos es el único lugar donde hay un presupuesto mayor, mejor espacio y ventilación para los reos”, afirmó Norwin Solano, abogado del Cenidh.

La visita del Cenidh confirmó el trabajo que realizó EL NUEVO DIARIO, en el que un joven denunció que oficiales de un distrito policial de la capital le robaban parte de la comida que le llevaba su mamá.

“Recibimos denuncias, sobre todo, con lo que tiene que ver con la comida, efectivamente. Por ejemplo, en Nueva Guinea, a una celda completa o a personas específicas no les pasaban la comida, y los familiares manifestaron que ellos les llevaban alimentos y no se los pasaban”, indicó el abogado.

El Cenidh visita de forma rutinaria las delegaciones policiales del país, con el fin de monitorear el comportamiento de las autoridades y las condiciones carcelarias en que se encuentran los reos.

Sistema penitenciario saturado

Otro problema que manifestaron los reos es que no son trasladados por las autoridades policiales hacia el Sistema Penitenciario de Juigalpa, a pesar de que ya cuentan con sentencia judicial firme.

“El problema es que ese es el único sistema penitenciario y está copado, en relación con la capacidad de recepción de reos, pero los jefes policiales dicen que ellos tienen sus limitaciones de espacio, y lo que les corresponde es mantener allí al detenido, aun conscientes de que no es lo más correcto”, aseveró Solano.

En los departamentos visitados había 92 personas detenidas, entre ellas, tres mujeres, 89 hombres y un menor de edad; 20 ya contaban con una sentencia judicial.