•  |
  •  |
  • END

La Dirección de Armas, Explosivos y Municiones, DAEM, de la Policía Nacional, presentó el Plan Pólvora 2009, en el que incluye la prohibición del uso de morteros en las fiestas de diciembre, pero las autoridades policiales no supieron responder por qué no prohíben su uso en las manifestaciones de protesta.

La comisionada mayor María Auxiliadora Ferrufino, segunda jefa de la DAEM, intentó defender la prohibición diciendo: “Aquí que me digan que en las tradiciones cristianas no va a haber pólvora, me decía un sacerdote (que) ‘es como hacer una misa sin su respectiva homilía’, entonces no podríamos estar comparando, pues no estoy facultada para hacer una aclaración específica de los morteros”.

La Ley 510 prohíbe el uso de los morteros, porque los clasifica como un arma, la cual no debe ser usada por las personas para agredir a otras, sin embargo, en las manifestaciones realizadas por los universitarios y grupos afines al gobierno, es común el uso de los mismos.

Vigilarán pulperías

Otra de las prohibiciones está dirigida hacia los dueños de pulperías, quienes serán sancionados si llegan a vender pólvora en sus establecimientos.

La jefa policial solicitó el apoyo de la población para lograr la vigilancia en estos negocios.

La Policía autorizó hasta la fecha a 300 comerciantes de pólvora a nivel nacional, de los cuales la mayoría está en Managua.

“En el sector del Mitrab hay 16 tramos; en el Faro de la Paz, 13; en Waspam Sur, 17; en el mercado “Roberto Huembes”, 11; en la Laguna de Tiscapa, 8; en el mercado Mayoreo, 17, y Tierra Prometida, 13, para un total de 95 comerciantes en la capital”, detalló la comisionada Ferrufino.

La jefa policial afirmó que este año no ha operado ninguna fábrica ilegal de pólvora.

Registran 23 accidentes el año pasado, en los que estuvo de por medio el uso de pólvora. En 21 de éstos los afectados fueron menores de 16 años.

El objetivo de la Policía es prevenir los accidentes con pólvora producto del uso, manipulación, transportación y comercio de ésta durante las celebraciones de Fin de Año.

La Policía coordinó acciones con la Asociación de Trabajadores Pirotécnicos, con los Bomberos, con el Ministerio de Salud y con las Alcaldías, y cuando resulte necesario, con la Dirección General de Aduanas.