•  |
  •  |
  • END

La venezolana Karen Vanegas, una de las acusadas en el caso de Marca Móvil, señaló ayer a Fausto Carcabelo y a su esposa Honey Obando de ser cómplices del mexicano Jorge Tirado en Nicaragua, y de ser quienes, además, propiciaron su relación con él mexicano.

Aseguró que ella fue la elegida para estar en prisión mientras el matrimonio Carcabelo limpia su vinculación con la estafa piramidal.

“Los verdaderos culpables están en la calle. El señor Fausto Carcabelo y su esposa Honey Obando, quien me presentó a este señor, están tratando de limpiar toda el área, mientras distraen la atención conmigo, porque ellos necesitan culpar a alguien”, expresó Vanegas, después de salir de la Audiencia Preliminar en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencia.

Prisión preventiva

Mientras tanto, el juez Abelardo Alvir Ramos, quien conoció la causa, admitió la acusación presentada por Fiscalía en contra de Jorge Tirado, por lavado de dinero y estafa agravada. Además, impuso la prisión preventiva a la venezolana Vanegas y a la nicaragüense Irene Peralta, administradora del salón de Vanegas, por encubridoras de la estafa agravada.

A las dos mujeres las señalan de ocultar documentos de la empresa Marca Móvil, como libros de acciones, contratos, escrituras de conformación de la sociedad anónima, teléfono celular de Tirado, y de mantener comunicación vía electrónica con Tirado.

Sin embargo, Vanegas aseguró que mientras ella estaba en Venezuela, el mexicano le escribió y le dijo que le dejaba un paquete sellado en el salón, y ella contestó que sí, que no había problemas, y que cuando llegara a Nicaragua lo abriría, pero nunca lo hizo.

“Nunca hemos encubierto a esa lacra”

“Esos documentos nunca los vi ni los leí. Yo me encontraba en Venezuela haciendo cosas familiares y él lo dejo en el salón de belleza. Me dijo que los había dejado, y le dije: está bien, no hay ningún problema. Luego mi empleada me dijo: ‘Doña Karen, ¿qué hago con eso?’ y le dije: Guárdamelos, para ver qué es y de qué se trata esos documentos. Nunca hemos encubierto a esa lacra”, dijo la señalada.

El fiscal Rodrigo Zambrana señaló en la acusación que Jorge Tirado, de nacionalidad mexicana, entró a Nicaragua el 12 de abril de 2009, procedente de Estados Unidos de América, y que el 2 de marzo del mismo año Alejandro González conformó la empresa Marca Móvil con un capital inicial de 20 mil córdobas. En abril y mayo fue inscrita dicha sociedad en la Alcaldía de Managua y en la Dirección General de Ingresos.

Uso de camisetas con publicidad fue la primera idea de Tirado, pero no le funcionó porque no captó clientela, y se metió a venta de autos con propaganda empresarial, y con eso sí estafó a mil 800 personas entre abril y octubre de 2009, y les causó daño por 28 millones 71 mil 854 córdobas, expresó el fiscal Zambrana.

La forma de operar era ofrecer carros y motos a bajo costo, con cuotas de 2 mil dólares los primeros y 200 dólares las segundas, según la marca, y que la recibirían entre 1 y 180 días. La estafa la practicó en Managua, Estelí, León y Chinandega. “Para lavar el dinero, Tirado hacía transferencias bancarias usando cuentas a nombre de personas naturales a través de terceras personas”, dijo el fiscal.

Carcabelo: organizador de fiesta privada con mexicano

Según la procesada Karen, los Carcabelo hasta le organizaron su fiesta de cumpleaños el pasado 21 de agosto a las 11 de la noche, y Fausto le tomó la foto donde aparece en el regazo del mexicano.

“Estando presa me he dado cuenta del tipo de lacra que son estas personas (Fausto y su esposa). La señora Obando me organizó una fiesta de cumpleaños donde se encontraban su esposo, Fausto, y la señora Tracy Montealegre, y ahora me tienen metida en este problema”, expresó la acusada, sin explicar, aunque es obvio, la ausencia de su marido en la fiesta.

Sobre el intercambio de correo que señala el Ministerio Público, Vanegas afirma que es cierto, pero que se dio cuando ella estaba en Venezuela y no sabía lo que estaba pasando en Nicaragua.

“Es cierto. Yo hablaba con la persona (el mexicano) como si no pasara nada, y me decía que quería montar un negocio en Venezuela, y yo le dije: ‘Es perfecto, monta un negocio en Venezuela, si quieres yo te ayudo’. No sabiendo lo que había hecho en Nicaragua”, aseguró la venezolana.

La acusada también relató que le ofreció su ayuda a la Policía para atrapar al mexicano, ya que todavía se estaba comunicando con ella, “pero con ese escándalo en los medios de comunicación él ya sabe donde estoy y será imposible atraparlo”.

“Me han destruido mi vida, no he visto a mi hijo. Carcabelo debe saber dónde está ese dinero. Yo estoy tan mal que he pedido que me torturen, que me arranquen las uñas, porque lo que estoy pasando no es justo. Yo no sé nada más”, dijo Vanegas.

A pesar que las defensas de ambas mujeres alegaron que no había vinculación de sus defendidas con la estafa de Marca Móvil, el juez aseguró que debía garantizar las resultas del debido proceso, y por eso las dejaba con prisión preventiva. La audiencia inicial fue programada para el 16 de noviembre de 2009.