•  |
  •  |
  • END

La horrorosa muerte por estrangulamiento, puñaladas y machetazos, de niñas y niños entre los 3 y los 9 años, ocurridos en la última semana, los seguiremos viendo en las noticias, y lo peor es que se verán más seguido, mientras el Estado no asuma de manera integral su papel en la prevención y el castigo para reducir la violencia contra la niñez.

Ese es el comentario de María Jesús Gómez Matus, Secretaria Ejecutiva de la Federación Coordinadora Nicaragüense de Organismos No Gubernamentales que trabaja con la Niñez y la Adolescencia, Codeni, instancia que a finales de este mes entregará a Naciones Unidas un informe de la situación en Nicaragua en el tema de violencia, en el marco de la conmemoración del Día Universal de la Infancia y el XVII Aniversario de la Convención sobre los Derechos de la Niñez.

Gómez recordó que aunque la violencia ocurre en cualquier estrato social, también la pobreza es tomada en cuenta como un factor, y Nicaragua es uno de los países más pobres de América Latina.

Añadió que la cultura de la violencia tiene sus raíces en los modelos de ejercicio del poder, y se han hecho análisis de este fenómeno, tomando en cuenta la historia de Nicaragua, de guerras, y como método de resolución de conflictos políticos, económicos y sociales.

La mitad de los niños son violentados

Según un estudio sobre la violencia en la infancia, en Nicaragua hay una prevalencia de este problema del tipo verbal del 47.8 por ciento. De éstos, el 29 por ciento reportó haber recibido violencia física o sexual en algún momento de su vida. Esto significa que la mitad de los niños nicaragüenses son violentados.

Los estudios apuntan que la violencia proviene, principalmente, de las personas responsables, y de las que se supone tienen que brindar el afecto y protección a los niños y a los adolescentes, como son sus padres, familiares y tutores.

El 80.1 por ciento de los acusados tenía vínculos familiares de consanguinidad, afinidad o cercanía con la víctima. De igual manera, el problema se da más en el hogar y en la escuela: 72 por ciento.

Uno de los datos alarmantes es que según la Comisaría de la Mujer y la Niñez, hay un aumento progresivo de las denuncias de violencia intrafamiliar y sexual. En el primer semestre de 2009, las autoridades policiales recibieron 2 mil 76 casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes, cifra que duplicó el número de los reportados en el mismo período del año anterior, con 1 mil 207. Este incremento de denuncias se viene reflejando desde 2005.

Mujeres víctimas e impunidad de agresores

La secretaria ejecutiva de Codeni remarcó que la impunidad es otro de los grandes problemas para combatir la violencia contra los niños. En el 94.65 por ciento de los casos de delitos de orden sexual de 2008, las víctimas son mujeres. De ellas, el 44 por ciento tienen edades entre 13 y 18 años. El 27.92 por ciento son niñas de 2 a 12 años.

“Esos son los casos que se denuncian. ¿Cuántos no son denunciados? Creemos que por los esfuerzos de concienciación es que se registran más denuncias, pero no creemos que sean las suficientes para registrar la verdadera magnitud de la situación”, dijo Gómez.

De 599 juicios por delitos de orden sexual contra los niños y los adolescentes, sólo en el 28 por ciento los agresores recibieron veredicto condenatorio y más de la mitad fueron absueltos.

Lo anterior nos lleva a señalar que el Estado no ha definido con claridad cómo sus instituciones van a abordar el tema de la violencia, partiendo de que el ejercicio del poder violento contra los menores de edad ya no debe ser parte de nuestra cultura social.

“Estamos conscientes de que el Ministerio de Educación ha hecho avances en cuanto a cómo prevenir la violencia en las escuelas, emitiendo normas y esforzándose por integrar en la currícula la prevención de la violencia, pero mientras el Estado no defina una política institucional contra ésta, y las instancias no lo asuman, no podremos salir de ese círculo vicioso, seguiremos leyendo las noticias de estas vejaciones, y seguirán en aumento”, dijo la representante de Codeni.

Ejemplos que impresionan

Insistió en que, por el momento, las instituciones gubernamentales en ocasiones ni siquiera asumen su rol. Así, nos encontramos en las noticias a una joven violada por funcionarios del Ministerio de Gobernación, sin que se tomen medidas contra los agresores, mientras agentes policiales violaron en sus celdas a una joven que estaba en estado de ebriedad.