•  |
  •  |
  • END

Mil 456 personas fueron afectadas por la tormenta Ida en el municipio de Bonanza, de éstas, 65 fueron trasladadas a albergues temporales, donde no han recibido alimentos ni medicinas, ya que el alcalde Alexander Álvarez Lam viajó a Managua un día antes de que el fenómeno natural impactara en la zona.

Pobladores de Bonanza afirmaron que la única forma de ver al edil es en la foto que está en la entrada de la comuna, donde aparece muy sonriente junto a las madrinas del equipo de baloncesto.

Don Gregorio Robles Martínez se encontraba junto al resto de su familia albergado en la Escuela “Rubén Darío”, en la zona urbana de Bonanza. Comentó que su vivienda sufrió daños al ceder una de las bases, la cual estuvo a punto de ser arrastrada por la quebrada Machimchap.

“Da un pesar que en este albergue hay seis niños y no les han traído alimentos. Tuvimos que salir de la casa sin nada, por eso pedimos al alcalde que dé una respuesta inmediata”, expresó el poblador.

En la Escuela Morava también estaban evacuadas unas cinco familias del Cerro Pelón, donde había peligro de deslave. En este albergue había niños lactantes que tampoco recibieron leche, frazadas ni medicinas, dijo Lesbia Zamora Dixon.

“Lo único que hizo la alcaldía fue trasladarnos a la escuela, pero nos han dejado abandonados, se olvidaron de que aquí hay niños con hambre y ancianos enfermos, que nuestras casas están inundadas, necesitamos plástico, pero nadie da respuesta”, afirmó Zamora Dixon.

Nueve casas afectadas

Una casa resultó totalmente destruida, y ocho sufrieron daños parciales, informó Eugenio Pavo Torres, coordinador de Evaluación de Daños, EDAN, de Bonanza.

Además, dijo que en la zona rural tuvieron que ser evacuados pobladores de las comunidades de Sabawas, Kibusna, Musawas, Españolina y Sakalwas.

“Estos traslados se realizaron de manera preventiva, con el propósito de evitar pérdidas humanas. En las Escuela Morava se albergaron 15 familias, y en el “Rubén Darío” cinco, siendo en total 65 personas evacuadas en la zona urbana”, dijo Pavo Torres.

El coordinador de EDAN comentó que no hubo daños considerables, ya que el fenómeno climático se degradó a tormenta tropical al llegar al “Triángulo Minero”.

“Enfrentar un huracán habría sido devastador para Bonanza, ya que la trayectoria que traía era impactar directamente en el centro del municipio. Tendríamos pérdidas humanas, poblaciones incomunicadas, puentes colapsados y casas destruidas debido a la infraestructura de la zona”, expresó Pavo Torres.

Hasta el momento sigue activada la Comisión Municipal de Prevención de Desastres, la cual está siendo acompañada por la Comisión de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea, a través del proyecto Dipecho.