Fermín López
  •   PUERTO CABEZAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Unos mil quinientos kilos de cocaína y dos baldes con dólares, se encuentran en manos de comunitarios indígenas de la comunidad de Wiwinak, donde el pasado jueves en horas de la madrugada una avioneta se precipitara en una finca, dejando como resultado a sus dos ocupantes muertos.

Inicialmente, en horas de la mañana de ayer, la policía de Bilwi, a través del segundo jefe de la Policía de esta ciudad, comisionado Benjamín Lewis, había informado que se tenían muy pocos datos sobre las circunstancias y ocupantes de la aeronave, sólo que se estaban investigando los hechos.

En cambio ayer mismo en horas de la tarde, luego de que tropas combinadas del Ejército y la Policía llegaran al lugar donde se dio el accidente, pudieron constatar que se trataba de una avioneta tipo Cessna, sin precisar modelo, en la que se trasladaban unos mil kilos de cocaína y dos baldes con dólares, los que también fueron repartidos por los comunitarios, que después de la crecida del río y la pérdida de sus cultivos, vieron la llegada de la droga como “una bendición”.

Un colombiano y otro no identificado

Informaciones brindadas por el jefe del Destacamento Militar Norte, coronel Danilo José Blanco, indican la identificación de uno de los muertos, de nombre Campos Elías Centadez, de 37 años y de nacionalidad colombiana, a quien se le encontró un pasaporte número CC-79553344.

Al otro tripulante, que también murió minutos después del accidente, no se le pudo conocer su nombre ni su nacionalidad. Extraoficialmente se supo que podría tratarse de un ciudadano venezolano.

Agregó que la matrícula de la avioneta Cessna corresponde al número N404RR1856, la que tenía capacidad de transportar más de mil kilos de cocaína.

El jefe del DMN manifestó que las tropas combinadas del Ejército y de la Policía se mantendrán por la zona donde ocurrió el accidente, con la intención de verificar si existe presencia de narcotraficantes que pudieron haber salido ilesos o heridos del accidente y podrían estar escondidos.

También se conoció que líderes religiosos, junto a miembros del Ejército y de la Policía, trataban de persuadir a comunitarios para que hagan una entrega voluntaria de la droga ocupada, considerando el peligro y riesgo que significa ésta.