•  |
  •  |
  • END

No todo se ha dicho de la gripe A. En Nicaragua, la paciente que más gravedad ha mostrado a la fecha por la influenza sobrevivió, es de la capital y costó al sistema de Salud más de 22 mil dólares, o sea casi medio millón de córdobas.

Se trata de Sofana García, de 22 años, estudiante de Banca y Finanzas. El doctor Becket Argüello, experto en Medicina Crítica, con más de 2 años de experiencia y quien ve los casos más graves de la gripe a nivel local, dijo que la joven “está viva por la voluntad de Dios”.

Aunque destaca que ayudó mucho el apoyo del personal médico del Hospital Central de Managua y del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS. “Ambas instituciones no escatimaron en gastos y suplieron todo lo que necesitaba Sofana”, indicó.

Complicaciones casi letales

La muchacha sufrió el Síndrome de Insuficiencia Respiratoria Progresiva Aguda (SIRPA), la complicación más grave desde el punto de vista pulmonar, tras adquirir la Gripe A.

“Los especialistas de Cuidados Intensivos le tenemos mucho miedo a la SIRPA porque en los mejores hospitales del mundo la mortalidad alcanza entre el 60 y 70 por ciento”, señaló.

“Y luego ella --explicó el galeno-- desarrolló otra complicación mayor que se llama Fibrosis Pulmonar con un índice de mortalidad entre el 70 y 90 por ciento. De modo que Sofana es la paciente a la que el virus ha atacado más violentamente, más agresivamente en el país, su caso sale de los libros de la literatura médica mundial”.

Sofana relató que tenía síntomas de gripe a inicios de agosto pasado. “Era lo normal, no me asusté, pero cuando comencé a presentar fiebre me fui al Hospital Central y me recetaron acetaminofén, porque parecía gripe común, al día siguiente llegué y me dieron Novalgina, fue un 13 de agosto”, remembró.

Sin embargo, por la madrugada de ese día la fiebre aumentó. “Volví al hospital y me internaron, permanecí sedada y de allí sólo sé que salí 54 días después, sin poder caminar”.

Su mamá, Edith Solís, refirió que las esperanzas de vida eran mínimas. “Pero mi fe en Dios y el apoyo de los médicos evitó que muriera, a ella le dio de todo al punto que a los ocho días requirió una traqueotomía (una incisión en la tráquea para extraer en este caso la flema)”, destacó la señora.

Conllevó 28 órdenes médicas por día

“Entró en shock séptico, lo más grave en medicina en un paciente infectado. En unos inicios mostró una gripe común y luego se complicó, cada día empeoraba porque era además una persona con factores de riesgo: mujer y obesa”, apuntó el médico Argüello.

“Por su estado se le afectó el pulmón y el sistema cardiovascular, además tuvo infecciones nosocomiales, que es el riego que tienen los pacientes después de estar tres días en un hospital, ella tuvo todas las complicaciones más graves, perdió 40 libras, yo recurrí a mis maestros y colegas de Estados Unidos, España, México, a expertos locales y todos coincidían en que era un caso complicadísimo”, subrayó el galeno.

Especificó que en Sofana realizaron hasta 28 órdenes médicas por día “cuando en un paciente lo más que se ha llegado es a diez órdenes, y eso es mucho, y en estado de gravedad”, mencionó.

Aparte de eso “se sometió a 40 placas, a múltiples esquemas antibióticos, se le aplicaron hasta tres tipos de antibióticos al mismo tiempo, y se le aplicaron múltiples esquemas para hongos. Eran tratamientos carísimos, sólo una inyección tenía un costo de 10 mil córdobas y eso lo asumió el INSS y el hospital”, refirió.

Ella estuvo sedada todo el tiempo y conectada a un ventilador. “A los pacientes, en ese estado, se les duerme para que no peleen con los aparatos y porque son sometidos a varios procedimientos”, explicó.

“Con ella- sostuvo- experimentamos la modalidad del aparato para respirar que normalmente en la literatura médica mundial tienen un nivel de evidencia bajo, pero habíamos hecho de todo y lo hicimos y gracias a Dios funcionó”, relató el médico tras indicar que sí hay probabilidades de que surjan más casos de esa naturaleza en el país.

“No lo podemos descartar, por eso la vigilancia es importante y acudir de inmediato a la unidad de salud es vital, el Minsa está preparado para los casos pero la población también debe cooperar”, enfatizó.

Sofana cumplió sus 22 años durante su estancia hospitalaria. “No tenía muchos ánimos y yo rezaba mucho para que luchará por vivir, nunca perdí la fe, nunca perdí la fe en Dios y mi familia ni siquiera adquirió la gripe”, señaló su madre.

Dejó el hospital el pasado seis de octubre. Hace 15 días comenzó a caminar en andarivel y desde hace una semana da sus primeros pasos. “Mi familia, mi novio, mis sobrinitos, mis amigos, mi jefe y mis compañeros de trabajo me han ayudado, ha sido una experiencia dura que no imagine vivir”, resumió la joven.

Su recuperación, según los especialistas del Hospital Central, será lenta. “Los médicos me han dicho que en cinco meses podré trabajar de nuevo, que me recuperaré poco a poco y tengo que estar chequeándome, pero ya pasó lo peor”, aseguró optimista.

Ahora su sueño es recuperarse sin contratiempos, terminar su carrera y enfocarse en habilitar un albergue para niños y niñas pobres del país, una tarea que tejió semanas antes de adquirir la enfermedad.