•   Miami, Florida  |
  •  |
  •  |
  • END

Cubanos y ciudadanos de otras nacionalidades radicados en Miami vieron este sábado por la tarde una caravana donde representantes de varias organizaciones nicaragüenses lanzaban sus consignas de “abajo la dictadura de Ortega”, enarbolaban la bandera de Nicaragua y se desplazaban lentamente, saludados algunas veces por bocinas o manos agitándose, durante el trayecto.

Así, los miembros de la Unidad Americana Nicaragüense, UNA, expresaban su apoyo a la marcha anunciada por las organizaciones civiles y políticas en Managua el próximo 21 de noviembre, al tiempo que se comprometieron a denunciar internacionalmente cualquier atropello y ataques a instalaciones privadas de organismos que denuncian la escalada de intolerancia en Nicaragua.

Granera y Jarquín

La novedad de la actividad fue la presencia de la dirigente del Movimiento Por Nicaragua, Violeta Granera, y del líder del MRS, Edmundo Jarquín, que recién había arribado a la ciudad en la madrugada y se encontró con el montaje de la manifestación rodante.

La caravana por la democracia, tal como la denominaron sus organizadores, recorrió un largo trecho, desde donde se construye el estadio Orange Bowl, cerca de la Pequeña Habana, hasta el parque donde esta abierta la Feria de las Américas, Exponica, próximo al campus de la Universidad Internacional de Miami.

Luego de un poco más de una hora, los protestantes que demandaban democracia y la no reelección del presidente Ortega, concluyeron la jornada con un breve mitin donde los oradores destacaron la unidad para evitar una dictadura.

Violeta Granera, al ser preguntada por END por la amplia capacidad del nicaragüense, dentro y fuera de su país, de fraccionarse, precisó que eso es producto del autoritarismo y de los ciclos de violencia que ha padecido a lo largo de su historia Nicaragua.

A su juicio, ya es hora de un basta ya a esa forma de mover la historia, de instalarse dictaduras que lo que provocan es sólo la división, el subdesarrollo y el atraso del país.

Edmundo Jarquín indico a END que notó un cambio en tan sólo tres meses de haber estado en Miami, al advertir una mayor unidad entre los participantes, aglutinados en la Unión Americana Nicaragüense, UNA, que agrupa a organizaciones partidarias y comunitarias.

En la hora del juicio final

El ex candidato presidencial expresó que trabajan por la unidad y que a la hora del juicio final, en el inventario de pecados del MRS, no se contará el pecado de no haber hecho nada por alcanzar la unidad de todos los sectores de Nicaragua. “Veo más gente movilizándose, la gente está saliendo del letargo, se revitaliza, y como en Nicaragua, está dispuesta a disputarle las calles a Ortega”, expresó.

Consultadas las participantes en la caravana, Ana Margarita Abaunza, Esperanza Cuevas y Patricia Bermúdez, sobre el porqué si la comunidad nica en Miami es muy numerosa, no se veía esa presencia mayoritaria en estas expresiones políticas, las tres coincidieron de que “es el comienzo de la unidad”.

Y es que UNA al parecer no tiene mucho de estar en el escenario político. Ana Margarita expresó que en parte es la desconfianza que la ciudadanía ha tenido hacia los políticos en Nicaragua. Además, en Estados Unidos hay grandes distancias, y la gente trabaja hasta los fines de semana.

Lo que queremos es que con estas caravanas y manifestaciones los nicaragüenses allá vean que los apoyamos, que somos una sola Nicaragua, expresó Patricia Bermúdez.

Jorge Patiño, dirigente de UNA, dijo que los miembros de estas organizaciones se mantendrán en lucha y desconocen la reforma constitucional que habilita a Ortega reelegirse. “El presidente Ortega se irá en enero de 2012 y ni un día más”, sostuvo por su parte el representante de esa coalición en California, Guillermo Callejas.

Patiño reprobó los ataques a la embajada de Estados Unidos y también adelantó que denunciarán a nivel internacional nuevos ataques de los orteguistas a instituciones privadas o aun públicas.