•  |
  •  |
  • AFP

La Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua informaron esta tarde en una conferencia de prensa que el lote de 61 armas, dinamita y abundante munición que agentes y militares incautaron esta madrugada pertenecen a una célula del cártel mexicano de Sinaloa que operaba en el país, cuyos integrantes están prófugos. Las autoridades de ambas instituciones han identificado a Roberto Bedolla, alias 'El Ingeniero', como el cabecilla de la banda.

La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía manifestó que el cargamento fue encontrado en un vehículo Nissan que los ocupantes abandonaron cuando eran perseguidos por efectivos policiales y militares en el kilómetro 58 de la carretera panamericana, en la cuesta El Coyol. En la camioneta se "ocuparon 61 armas de guerra, de las cuales 53 son fusiles Ak-47, cuatro son fusiles M-16, un galil, un fusil M-69. También se incautaron dos lanza morteros, 10 granadas de perdigón M-69, 10 tacos de TNT de 200 gramos, 10 tacos de TNT de 400 gramos y 19.239 cartuchos" de tiros, agregó.

"Esta operación fue posible gracias al arduo trabajo de los aparatos" de inteligencia de la policía y el ejército que "venían dándole seguimiento al movimiento de unos miembros del cártel de Sinaloa en nuestro a país", indicó Reyes, quien aseguró que durante la persecución hubo un intercambio de disparos, aunque "afortunadamente ninguno de los soldados ni los policías resultaron lesionados”.

Las autoridades no descartan que la banda pretendía trasladar hacia México el arsenal que había sido acopiado por Bedolla en una casa en Linda Vista, en Managua. El Coronel Salvador Gutiérrez, jefe del Comando de Operaciones Especiales del Ejército, descartó que las armas hayan salido de la institución castrense y precisó que continúan con las investigaciones para dar con el paradero de la banda.