•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua, incautaron éste domingo una enorme cantidad de armas de guerra y explosivos en la Carretera Panamericana Norte. Ambas entidades revelaron que el material bélico incautado en la madrugada, pertenecía a miembros de una célula del cártel de Sinaloa que opera en nuestro país, y señalaron a Roberto Bedolla Corono, alias “El Ingeniero”, de origen mexicano, de ser el principal dirigente.

La Policía no detalló con qué disfraz operaba Bedolla, cuántos mexicanos más integraban la célula de Sinaloa, ni informaron si el cabecilla cuenta con el apoyo de ciudadanos nicaragüenses. Los oficiales allanaron una vivienda en residencial Linda Vista que era rentada por el “El Ingeniero” donde encontraron un amplio compartimiento donde supuestamente acopiaban las armas.

Más allanamientos

La Policía Nacional se encuentra realizando allanamientos en diferentes puntos del país para dar con el paradero de una cantidad de sujetos, aún no determinada, quienes luego de intercambiar disparos con oficiales y soldados huyeron, dejando abandonada una camioneta Nissan, plateada, placas M-125-118, con el armamento.

La violenta escena ocurrió a las tres de la madrugada de ayer, cuando gracias a los aparatos de información de ambas instituciones, realizaron en conjunto una operación para ocupar el armamento y los explosivos en la cuesta El Coyol, en el kilómetro 58 de la Carretera Panamericana Norte.

El coronel Salvador Gutiérrez, jefe del Comando de Operaciones Especiales del Ejército, dijo que los sujetos planeaban trasladar las armas hacia el norte de nuestro país, y al no atender un retén en el sector antes mencionado, los soldados y la Policía realizaron disparos preventivos, para luego perseguir a los ocupantes de la camioneta.

Muchas armas de guerra

Las autoridades ocuparon 61 armas de guerra: 53 fusiles AK, 4 fusiles M-16, un Galil, 2 lanza morteros, una M-79, 10 granadas de perdigón M-79, 10 TNT de 200 gramos, 10 TNT de 400 gramos, 19 mil 239 cartuchos en 865 cajas con un total de 18 mil 500 cartuchos AK y 736 cartuchos a granel, 80 cartuchos de M-19, 82 magazines (74 de fusil AK, 2 de Galil y 6 de M-16).

“Se presume, de acuerdo con las investigaciones, que (las armas) iban hacia México para la estructura del cártel de Sinaloa. Nosotros desde 2006 estamos golpeando de manera ininterrumpida al cártel de Sinaloa”, afirmó la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía.

¿De dónde salieron?

Reyes dijo que la Dirección de Armas, Explosivos y Municiones, DAEM, de la Policía, hasta la fecha ha recuperado más de medio millón de armas, y que todavía hay muchas en el país, mientras el coronel Gutiérrez descartó que las armas hayan salido de la institución castrense debido a que existe fuerte y seguro control de éstas.

La comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, dijo que realizarán las acciones judiciales correspondientes por tratarse del delito de Tráfico, Acopio y Almacenamiento de Armas Prohibidas.

“De acuerdo con nuestro Código (Penal), la sanción va de 8 a 12 años en este caso, también estaríamos acreditando lo que es el crimen organizado, de acuerdo con el artículo 393 de nuestro Código, y que también tiene una sanción de 5 a7 años de prisión más las multas”, explicó Zavala.