•  |
  •  |
  • END

De la basura puede brotar una estupenda obra de arte. Así lo demostraron ayer muchos niños de diversos colegios capitalinos que participaron en la feria realizada en conmemoración del Día Nacional del Reciclaje.

Los pequeños expresaron que para realizar un buen trabajo artístico lo único que se necesita es creatividad y mucha basura. En la exposición, se pudo notar la utilización de muchos objetos que a primera vista parecen inservibles, como cascarones de huevos o plumas de gallos, sin embargo, éstos pueden convertirse en majestuosos adornos decorativos.

Mayerling Mejía, una de las niñas participantes, mostró su sombrero y describió los materiales que utilizó. “Este sombrero lo hice con plástico, mecate y papel de regalo, y para hacerle el moño, ocupé una parte de un sonajero que ya no ocupaban en mi casa y plumas de gallo”, indicó.

Reutilizar basura para salvar el planeta

Mejía, además de su sombrero, hizo un bolso de plástico, pulseras y aretes de pajillas. Expresó la importancia que tiene reutilizar la basura porque “de esta manera vamos a salvar nuestro planeta”.

“También traje a la feria una escultura educativa, la hice con pelotas plásticas, la base es de las piezas de una cuna vieja, alambre de amarre, para sostener mi escultura y la amarré de una botella con agua, el agua la voy a ocupar para beber porque no hay que desperdiciarla”, comentó la pequeña.

Hasta los padres aprenden

Por otro lado, las madres de familia dicen estar muy contentas por la educación que están recibiendo sus hijos en cuanto a la materia de reciclaje, ya que a la vez se mantienen ocupados innovando creaciones artísticas.

Tal es el caso de Patricia Alvarado, quien opina que “me ha gustado que mis niños aprendan a reutilizar la basura, hasta yo estoy aprendiendo, ahora la basura ya no la botamos en la calle o la tiramos en el cauce, más bien, la ocupamos para hacer flores, cuadros o servilleteros. Ojalá que todos aprendiéramos y que no sigamos contaminando el ambiente”.

Por su parte, Ervin Zamorán --miembro de Intervida, una de las empresas recicladoras que participaron en la feria--, manifestó que hasta el momento están trabajando con 16 colegios capitalinos, entre ellos la Escuela Elemental de Acahualinca, el Centro Escolar “Alfonso Cortés” y el Colegio Cuerpo de Cristo.

“Los protagonistas son los niños, porque en las escuelas se están haciendo trabajos de reciclajes, separación de los desechos sólidos, acopio de los desechos y la comercialización de objetos elaborados para mejorar deficiencias que tienen en la misma escuela”, explicó Zamorán.

Añadió que este proyecto es gracias al apoyo que han tenido por parte de los maestros y de los directores, y de la correspondencia que han recibido por parte de los niños, quienes están activamente involucrados en todo el proceso de reciclaje.