•  |
  •  |
  • END

En un ambiente de rechazo y sorpresa por parte de los representantes de organismos de la sociedad civil y de partidos políticos, la jefa nacional de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, les informó que la oposición deberá tomar una nueva ruta para la marcha del 21 de noviembre, tal como lo anunció el lunes quien al parecer es el nuevo director de la Policía Nacional, Gustavo Porras.

Durante la reunión de ayer, los representantes de los organismos civiles, entre ellos Ana Quirós, Marcos Carmona, y el diputado Enrique Sáenz, entre otros, fueron sorprendidos porque la primera comisionada Granera no tuvo argumentos legales, “más que políticos”, dijeron los organizadores al salir de Plaza El Sol. Hoy se reunirán nuevamente para seguir discutiendo el tema.

No hubo más explicación de parte de la jefa nacional de la Policía, que “por razones políticas”, explicó Ana Quirós al salir de la reunión ayer por la tarde.

La ruta autorizada antes por la Policía a los organismos civiles va desde la rotonda Jean Paul Genie al Consejo Supremo Electoral, CSE, sin embargo, tras el anuncio de Gustavo Porras de hacer una marcha paralela por el mismo lugar, la Policía cambió de opinión y cedió a las presiones del agitador del orteguismo.

El lunes, en son de sorna, Porras había dicho que la marcha opositora se fuera a la radial Santo Domingo, referencia que al parecer fue retomada en serio ayer por la Policía, que propuso esa zona, pero esa decisión será discutida hoy por los organizadores.

Ana Quirós, representante de los organismos, consideró ayer que este trayecto es “peligroso”, pero se comprometieron a estudiarlo y a pensar en otra propuesta.

Policía debió desautorizar a Porras

El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, Marcos Carmona, fue el único que lamentó que la Policía Nacional no haya desautorizado la marcha de Gustavo Porras.

“Lamentamos mucho que sea a través de Gustavo Porras la ruta que nos han señalado, es por eso que mañana (hoy) a las 11 de la mañana nos vamos a volver a reunir con la Policía, vamos a analizar el planteamiento que ellos nos han hecho, sin embargo, vamos a proponerles quizás una nueva alternativa de ruta para que también se nos autorice la seguridad ciudadana a todos los marchistas”, expresó Carmona.

Entienden posición de la PN

Por otra parte, Quirós también comprendió la posición de la Policía, porque considera que las arbitrariedades de los orteguistas trascienden a esa institución.

“Nosotros entendemos que esto trasciende a la Policía, y quienes son responsables de esto tienen nombres y apellidos: son Daniel Ortega y Gustavo Porras. Ya esto está fuera del alcance de la Policía, desafortunadamente, que es el órgano institucional que debe dar estos permisos y velar por la seguridad de la ciudadanía.”, aseguró Quirós.

El diputado del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Enrique Sáenz, manifestó que se iban a reunir ese mismo día (ayer) para tomar “una decisión que asegure la protección de quienes se van a manifestar”. “Vamos a analizar alternativas con el criterio de darles seguridad a nuestra gente, mañana (hoy) lo vamos a anunciar”, expresó el diputado.

Después de violentar la Cn. cualquier cosa

Sáenz también consintió el accionar de la Policía, y en ese sentido explicó que se tiene que entender que éstas son situaciones arbitrarias del gobierno.

“Tenemos que partir de una base: estamos frente a un régimen de hecho y no de derecho”, dijo. “Si el presidente se atrevió a romper la Constitución, obviamente que las otras leyes ordinarias le tienen sin cuidado, nosotros estamos tratando de asegurar un espacio que permita a la gente manifestarse”, agregó Sáenz.

Según lo que hablaron con Granera, la comisionada mayor les expresó que la Policía ha estado en comunicación con Gustavo Porras, pero no quiso revelar detalles.

Ironías en medio de una tercia

Pese a que la Policía ha cedido a las presiones del FSLN, la primera comisionada Granera expresó su compromiso con la seguridad de las personas, y reiteró que tiene un plan preparado que implica 3 mil 500 policías, 450 antimotines y 169 motorizados que se movilizarán ese día, según dijeron los presentes de la reunión.

El plan de protección está contemplado aplicarlo desde la salida de los ciudadanos de los departamentos, hasta la conclusión y el regreso de la marcha.

Ana Quirós, directiva del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, expresó su confianza en que la Policía protegerá a los marchistas. “La Policía nuevamente ha dado su palabra de que está en la disposición de proteger a quienes vamos a marchar el día 21 por la democracia y contra la dictadura”, manifestó.