•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Internacional Liberal, Hans Van Baalen, confirmó que durante su reunión con el jefe del Ejército, general Omar Halleslevens, preguntó sobre la “neutralidad” del cuerpo castrense en la crisis institucional que atraviesa el país, ocasionada por la sentencia de la Sala Constitucional de la CSJ que habilita al presidente Daniel Ortega a competir por el mismo cargo.

“Quería saber si el Ejército nicaragüense se mantiene de forma neutral ante la crisis constitucional que afecta Nicaragua, al forzar Daniel Ortega la reelección presidencial. Se nos dijo que el Ejército es una institución profesional, y que no escoge partidos. Se mantiene neutral y es algo para celebrar. Significa que no habrá un golpe de Estado en Nicaragua”, dijo Van Baalen en una entrevista a Radio Nederland.

El pasado fin de semana, el presidente Daniel Ortega denunció que Van Baalen, también diputado ante el Parlamento Europeo, visitó la Comandancia General del Ejército, para sondear sobre la posibilidad de un golpe militar en Nicaragua, similar al que hubo en Honduras.

En la entrevista al medio de comunicación holandés, el político europeo se mostró ambiguo, pues a pesar de que asegura que los liberales no apoyan acciones de militares contra presidentes, considera que en Honduras no hubo golpe de Estado ni militar.

“La destitución de Manuel Zelaya fue democrática, porque él no atendió las leyes del juego. Me parece acertado que lo depusieran del poder”, expresó Van Baalen, quien durante su visita a Honduras se entrevistó con Zelaya.

Sí, pero no…

El periodista consultó a Van Baalen si apoyaría la salida del presidente Ortega por las vías armadas, a lo que contestó: “No, pero hay excepciones cuando se violan las constituciones y se irrespetan. Simplemente, quise saber cómo ve el Ejército de Nicaragua todo este delicado contexto”.

Según la versión de Ortega, el eurodiputado quería saber “hasta dónde el Ejército nuestro tenía la misma actitud del Ejército de Honduras, pero se encontró con una actitud patriótica, una actitud dentro del marco de las leyes y de rechazo de parte de nuestro Ejército”.

“Hay que ponerle atención, porque ahí vienen los golpes, se ve que la Internacional Liberal estaba empeñada en propiciar y fortalecer y premiar a los golpistas, y aquí vino a hablarnos de democracia el pirata holandés, el sinvergüenza que vino a profanar nuestro suelo”, prosiguió Ortega.

Van Baalen calificó su visita de dos días a Nicaragua como una “tragicomedia para Ortega”.

“Él ordena que me expulsen de Nicaragua porque yo estoy planeando un golpe de Estado en su contra. Es ridículo. Primero me califican de persona non grata, pero ahora resulta que sí puedo regresar al país. Después me expulsan del país, cuando ya estaba con los pies en el avión. Y mi país es tildado de ser ‘una mierda’. Es como asistir a una mala ópera”, dijo.

Micheletti, “el gran demócrata”

A criterio de Van Baalen, el presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, ha “hecho más que muchos otros por la democracia del continente”.

Luego de partir de Nicaragua, Van Baalen visitó Honduras y nombró a Micheletti como vicepresidente de la Internacional Liberal.

La razón para darle el cargo, explicó el político europeo, es porque encontraron en él a “un hombre que ha hecho un gran esfuerzo y sacrificio por la democracia de su país, un ejemplo para otros. Y con este nombramiento queremos darle un reconocimiento a su valentía”.

Van Baalen gestionará desde el Parlamento Europeo para que se reconozcan las elecciones nacionales que se realizarán este mes en Honduras.