Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Menos de 15 días han transcurrido desde el paso del huracán Ida por el país, pero la situación de los más de 13 mil damnificados es precaria, ya que hubo 930 viviendas semidestruidas, 6 mil manzanas de cultivos perdidos, y 140 pozos contaminados.

Esto es una fracción de los daños ocasionados a nivel centroamericano, una franja poblacional golpeada por los desastres naturales como un elemento del cambio climático, que más allá de la destrucción es también un tractor capaz de desplazar a comunidades enteras, en las cuales la mujer es la más vulnerable, según el informe del Estado de la población mundial 2009, que hoy fue presentado internacionalmente por el Fondo de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, Unfpa.

Con el título “Frente a un mundo cambiante: las mujeres, la población y el clima”, el informe destacó no sólo el debate del cambio climático, sino también la problemática del desplazamiento migratorio por estas causas, y el destacado papel que desempeña la mujer para encontrar soluciones.

El informe fue lanzado en el marco de la próxima conferencia de Naciones Unidas que se celebrará en diciembre en la ciudad de Copenhagen, Dinamarca, donde se espera la probabilidad de compromisos internacionales ante el cambio climático y las políticas nacionales, tomando en cuenta la dinámica de la población, las relaciones entre los sexos, el bienestar de la mujer y su acceso a servicios y oportunidades.

El documento especifica sobre las evidencias estadísticas que muestran la vinculación del accionar humano, el efecto invernadero y el cambio climático, y la necesidad de que los diferentes países asuman sus responsabilidades en el financiamiento de medidas encaminadas a una transición hacia energía con bajo insumo de carbono o contaminantes.

El futuro debate sobre el clima debe tomar en cuenta las dimensiones humanas y de género de cada uno de los aspectos del problema para la prevención y nuestra adaptación para reducir el impacto.