•   Radio La Nandaimeña  |
  •  |
  •  |
  • END

Martillo en mano, familiares de los fallecidos en la explosión de pólvora en el barrio Quinta Catalina de Nandaime, rompieron el candado que mantuvo cerrado por casi tres años el desaparecido taller clandestino para ingresar y tomar posesión del bien.

Se trata de un terreno de 772.11 metros cuadrados, en el que funcionaba el taller clandestino de pólvora y que fue entregado a familiares y sobrevivientes de la trágica explosión de parte de las autoridades municipales.

Aún marcados por la tristeza y los recuerdos de la tragedia vivida por unos y que enlutó a otros, doña Melania Dolores Marenco, en representación de los y las beneficiarias, recibió de la vicealcaldesa de Nandaime, Concepción Rodríguez, las llaves del local que antes perteneció a Martha Ortiz y a José Zelaya.

El terreno está dividido en dos partes, uno compuesto de dos lotecitos en los que se encuentran dos galerones y tres casas, el otro es un predio baldío, que pasará a ser propiedad de 12 familiares de igual número de fallecidos y de los tres sobrevivientes, según informara Mariana Artola, Presidenta de la Comisión de Vivienda Municipal.

A manera de indemnización

Artola dijo que la adjudicación se realizó luego de que la Comisión de Vivienda revisara los documentos legales que expresan sentencias por parte del Ministerio del Trabajo y del Juzgado de Granada, que manda a Martha Ortiz y a José Zelaya a pagar una indemnización, la que nunca se dio.

Melania Dolores Marenco, madre de Jeymi Sujey Ulloa Marenco, que al momento de la explosión tenía 18 años, dijo no estar completamente conforme. “Me gustaría que vendiéramos el local, porque al tenerlo mantendremos vivo el recuerdo de lo que le pasó a nuestras hijas”, dijo.

Por su parte, María Teresa Marín, madre de la niña de 14 años, Manuelita Marín, expresó sentirse agradecida por el apoyo de la comuna, y remarcó que “esto no nos regresa a nuestras hijas, pero es una ayuda para nuestra familia”.

María Luisa López, madre de Arelys Jiménez, de 16 años, dijo que le parecía bueno lo de entregarles el local, pero al volver al sito “no me siento bien, pues es duro estar en el lugar que trae ingratos recuerdos”.

La alcaldía cumple de esa manera el compromiso que tenía con los familiares de los fallecidos y con los tres sobrevivientes, dijo la vicealcaldesa Concepción Rodríguez.

Revisión de compensación

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, enviará el lunes próximo una comunicación formal al Ministerio del Trabajo para revisar el pago de la indemnización ordenado a Martha Ortiz y a José Zelaya, por el caso de la explosión del taller clandestino de pólvora del cual eran propietarios, informó el secretario del Concejo de Nandaime, Luis Roberto Gómez.

La resolución número 030-2006 ordena el cierre definitivo del taller que explotó en Nandaime, cuyos dueños deberán pagar una multa de 10 mil córdobas, asimismo, el documento detalla que deben pagar una indemnización de 620 días de salario por cada fallecido a los familiares; esto equivale a 24 mil 719 córdobas por cada víctima; de igual forma, deberán pagar por las secuelas a los sobrevivientes de la explosión.

La resolución contempla también una multa de 18 mil 190 córdobas por el hecho de tener niñas trabajando en el taller de productos pirotécnicos. Durante la entrega del local a las beneficiarias la vicealcaldesa Rodríguez reiteró la posición de la alcaldía de seguir apoyando a las familias afectadas.