•  |
  •  |
  • END

El gobierno a través de las Corporaciones Nacionales del Sector Público, Cornap, desalojó la tarde de ayer a los representantes del Sindicato de Carpinteros, Albañiles, Armadores y Similares, SCAAS, según Nilo Salazar, secretario general de esta organización, por beneficiar a la empresa privada ligada a la familia gobernante Alba de Nicaragua S.A., Albanisa.

“El hecho de ellos es que aquí está Albanisa que quiere ocupar este lugar (las oficinas), también está Alba-Equipos, y la represión que tenemos en estos momentos es para beneficiar a los negocios que tiene el gobierno con empresas privadas y para ellos somos un estorbo al estar en este lugar”, explicó Salazar.

Edgar Murillo, apoderado general judicial de la Cornap, explicó que el contrato de arriendo que esa instancia tenía con la SCAAS expiró hace un año y medio, por lo que existía un juicio desde noviembre del año pasado para desalojar a los sindicalistas.

“Queremos hacer mejoras”

“No podíamos continuar con el arriendo porque teníamos que hacer unas mejoras, ésta es una relación en la que el Estado actúa aquí como sujeto de derecho privado, somos arrendadores, ellos arrendatarios, es como que vos tuvieras una casa y finaliza el plazo y decís ya no quiero seguir porque quiero hacer una mejora para ofrecerlo mejor”, aseguró Murillo.

El dirigente sindical relató que venían haciendo uso del contrato de arriendo por más de nueve años, y no habían tenido problemas con las administraciones de los gobiernos anteriores, hasta que el gobierno de Ortega comenzó a presionarlos.

“Anteriormente esto era un basurero, pero nosotros lo mejoramos, y pagábamos de 85 a 100 dólares, después ellos vinieron a elevarnos a 200 dólares y nos querían cobrar hasta 500 dólares de un solo viaje”, aseveró Salazar.

Judiciales fallan a favor del gobierno

Salazar explicó que interpusieron un recurso ante el Tribunal de Apelaciones de Managua, pero los magistrados fallaron en contra de los sindicalistas. Luego recurrieron por vía de hecho ante la Corte Suprema de Justicia, pero igualmente los magistrados orteguista favorecieron a funcionarios de la Cornap.

Los sindicalistas solicitaron una indemnización por la inversión que realizaron en ese lugar, por un monto de 25 mil dólares. “Ellos nos ofrecieron 10 mil córdobas para que saliéramos de aquí, quieren quedarse ya con todo el local con sus mejoras en servicios higiénicos, electricidad y todo lo que tiene este local ahora”, indicó Salazar.

“Nosotros le dijimos (a Salazar) que nos trajera los recibos, los comprobantes para ver si se habían echo las mejoras, pero nunca las presentó, ni en el juicio ni de una manera bilateral, siempre él estuvo un poquito como renuente jalándolo por el lado político”, estimó Murillo.

Los representantes de la Cornap ofrecieron a los sindicalistas otro local contiguo a la refinería de Managua, pero éstos no aceptaron la propuesta, según Salazar, porque este lugar no llena las condiciones para realizar el trabajo sindical.