• |
  • |
  • END

Elsa Basil podría ser de los pocos artistas nacionales que pueden ser considerados “profetas en su propia tierra”. De hecho, proviene de una familia cuyos antepasados pertenecen a la tierra de los profetas bíblicos, allá en Medio Oriente.

Elsa Correa Marcos. Así se llamaba antes de partir con su madre, Suad Marcos (*), hacia Palestina. Ese viaje después cambiaría los rumbos de su vida, hasta el punto de recoger en aquel territorio árabe un nombre perdido para los de su sangre: Basil.

La artista es eso: una joven que hace y vive el arte. Pinta, escribe poesía como su mamá, canta, y, por si fuera poco, es compositora de su misma música. Ella forma parte de la nueva generación de cantautores nicaragüenses que poco a poco comienza a trascender las fronteras nicaragüenses con sus composiciones y su lírica.

Nació en Managua, desde niña manifestó su talento artístico; tiene raíces árabes y argentinas, hija de una poeta y de un pintor, estudió guitarra en Cuba y en San José, Costa Rica: es cantautora.

¿Desde cuándo Elsa Basil está cantando?
“Desde 1994 que regreso a Nicaragua, conocí al cantautor Salvador Bustos, y él me propuso realizar mi primer concierto. Así presenté en la Ruta Maya parte de mi material, pero sabes, siento que a partir de mi primer disco “Crónica”, en 2006, fue como un nuevo comienzo para mí”.

Elsa Basil ha compartido escenario con destacados exponentes de la canción nicaragüense, como Luis E. Mejía Godoy, Katia Cardenal, Perrozompopo, Norma Elena Gadea y Carlos Mejía Godoy, entre otros.

Ha participado en discos colectivos: “No más nudos de Garganta” y “Volcanto Joven”. “Trabajo como coautora en la mayor parte de la producción del disco ‘Inventario’, de Cristiana, en la misma producción discográfica, trabajó dos temas junto al príncipe de la salsa Luis E. Mejía López.

Los géneros
¿En qué género te ubicas?
No es posible enmarcarme en un solo estilo musical. Yo he incursionado en géneros como la trova, el jazz, el blues, el son, el pop y el rock, entre otros. Mi poética es metafórica y abarca diferentes ámbitos de la vida cotidiana; mi lírica es romántica y social, son las partes fundamentales de mi propuesta.

¿Cómo ves el desarrollo del movimiento musical en Nicaragua?
De la música nicaragüense, antes sólo se conocían a los cantautores e intérpretes de los años ochenta. Fue un movimiento compuesto de lo que yo llamo los “maestros”: su talento y calidad musical logró traspasar las fronteras.

Con respecto a las nuevas generaciones, te voy a contar que en 1996, con un grupo de cantautores contemporáneos, se conformó el movimiento Volcanto Joven, compuesto por Xiora Martínez, Osiris Rodríguez, Keyla Rodríguez, Ramón Mejía (Perrozompopo), Edgard Morin, Luis Pastor González, Junior Escobar. Sólo se desarrolló un proyecto realizado por Ascan (Asociación de Cantautores Nicaragüenses) que comprendía la grabación de un disco colectivo y una gira de conciertos por universidades y algunos departamentos, para dar a conocer el nuevo movimiento de cantautores. Eso ahí quedó.

El gran precursor
Después, cada uno de nosotros ha buscado cómo salir adelante por sus propios medios. Así hemos ido avanzando, se siente la evolución en los diferentes movimientos como en el rock, pop, alternativo, electrónica, etc., y en el aspecto de darnos a respetar, Perrozompopo fue el precursor, abrió la brecha y cristalizó que la música nacional tuviera un lugar importante, lo hizo con su primera presentación.

Fue una megaproducción que no tenía nada diferente a los conciertos que vienen del exterior; Ramón logró demostrar que los artistas nacionales sólo necesitamos de buen sonido, buenas luces, necesitamos aparatos adecuados para vernos igual que lo artistas extranjeros. Es a partir de entonces que nos preocupamos por requerir que nos provean de lo que necesitamos para ofrecer nuestra producción como proveedores de cultura en Nicaragua.

El primer disco
En 2006, gracias al financiamiento de Brithis American Tobacco, Elsa graba “Crónica”, el primer disco de su autoría. En ese CD, en la grabación del tema “En el inmenso mar” participan junto a Elsa, Katia Cardenal y Clara Grun. La grabación está en el catálogo del sello nicaragüense MokaDiscos. En marzo de 2007, junto a otras artistas, formó parte de la gira “Evas Urbanas” en San José, Costa Rica, donde celebraron conciertos realizados en El Observatorio y Plaza de la Cultura.

Participa en el Primer Encuentro Internacional de Cantautoras-Nicaragua 2007, junto a dos compositoras nicaragüenses, y otras tres provenientes de Cuba, Costa Rica y Honduras, donde ofrecen tres conciertos conjuntos realizados en las ciudades de Managua, Masaya y Granada.

En noviembre de 2007, viaja a Honduras y Guatemala para participar en dos conciertos promovidos por la Unión Europea, y en un tercero realizado en Managua
Basil ha tenido tres presentaciones en nuestro vecino país, donde ha cautivado al público costarricense.


El Basil recuperado
¿De dónde salió Basil? La respuesta, para los que estamos acostumbrados a cargar los apellidos a la manera occidental, podría parecer algo confuso. Los padres árabes le dan su nombre al hijo o a la hija, y no el apellido como identificación inicial.

De hecho, el apellido Marcos no era precisamente nacido para la rúbrica formal en documentos, pasaportes o papeles legales. Sin embargo, a la llegada del primer Antonio Marcos Basil, lo que quedó registrado como apellido fue el nombre. Así, la rama Basil de esta historia quedó durante el ingreso a Nicaragua en Marcos.

“Cuando fui con mi madre a Palestina, en 1997, me encontré con que nuestro apellido no era Marcos, sino Basil. Mi tatarabuelo se llamaba Antonio Marcos Basil. Cuando fue a inscribir a mis abuelos, él --como no sabía cómo era la cosa en Nicaragua-- puso de apellido su nombre Marcos, en vez de Basil, porque allá se utiliza el nombre propio del padre. Así, Abdul le pondrá Abdul al hijo. “A la hora de inscribir a los nietos, a los tres mayores, los inscribió con Marcos, como se lo indicaba la tradición árabe. Como medio hablaba español, pues así quedó la familia, con el nombre convertido en apellido”.

Suad nos dice que Elsa se identificó “bastante con sus raíces árabes, y cuando vino lo primero que hizo fue cambiar el nombre por uno artístico y así rescatar el apellido”. En Nicaragua, otras familias de origen árabe llevan el apellido Basil, como Lidia Frech Basil.

Y a todo esto, ¿qué significa Basil en lengua árabe? Suad lo revela: albahaca.

Deber de madre, en un país como nuestra Nicaragua, Suad debe siempre aclarar esta “confusión”. Y cuando habla, se nota el asterisco en paréntesis que en esta ocasión se reduce a establecer que tuvo dos hijas, Mónica y Elsa Correa Marcos. Ambas de un mismo padre. Elsa sigue llevando sus apellidos originales en el pasaporte.

Los cambios no sólo fueron de nombre sino de carrera, de propósitos. Elsa, cuando no era la Basil que escuchamos ahora, era una estudiante de Sicología. Suad miraba a su hija sufrir en aquel limbo: quería más que esa profesión lo que por sus raíces le llegaba hasta sonar en el talento, la música.

Un día la “senté”, dice Suad, porque la miraba sufrir. “La que vas a estudiar sos vos”, le dijo aquella comprensiva madre. La poeta dice que no es de las mujeres impositivas. Si le hubiera dicho desde el principio, quizá no hubiera entrado a estudiar la carrera.

“Yo no puedo obligar a un hijo lo que no quiere. Ella se salió de la universidad para irse a Cuba a estudiar música y luego a Costa Rica. Ella es feliz con su música”.

(*)Agradecemos a Suad, que a pesar de estar mal de salud nos ofreció su valiosa cooperación para esta entrevista al alimón.


Laguna de Apoyo en sus temas
La cantautora es una mujer con preocupaciones que quizá no son tan propias de la juventud, sumergida en los desórdenes que significan los calendarios sin otoños ni pasados remotos. Será un asunto de revisar sus temas o de advertir lo nuevo que trae entre manos, como, por ejemplo, su compromiso con el espejo azul y formidable de la Laguna de Apoyo, con una producción que lleva el nombre de ese cuerpo de agua.

¿Cuáles son los planes para 2008?
Ya está en agenda parte de los conciertos que ofreceré este año, arrancando con una nueva presentación en San José, Costa Rica, en marzo de 2008.

Recientemente he grabado un sencillo titulado “Trozos de vidrio”, y un tema ecológico para el rescate de la Laguna de Apoyo, titulado “Apoyo”.

Estoy trabajando desde agosto de 2007 en la composición de canciones para un proyecto nuevo que se realizará en México. Javo Barrera, músico mexicano (batero del grupo español La Quinta Estación), me lo solicitó. Estoy en eso, creando temas nuevos. Igualmente, estoy enfocada en la preproducción de mi nuevo CD. En este material discográfico sólo incluiré temas de mi nueva producción.

¿Para cuándo tenés previsto que salga este otro disco?
La fecha depende mucho de completar el financiamiento, ya tengo palabreada una parte, y confío que entre enero y febrero conseguiré lo que falta.

Su arte menos conocido
Además de componer la música y de escribir la letra de sus canciones, Elsa Basil es una artista integral, también se dedica a la pintura, y trabaja como directora de producción para cine en cortos y largometrajes, y en comerciales de TV. Con las artes plásticas ha logrado extender su vocación y vender bien sus cuadros.