•  |
  •  |
  • END

¿Qué tienen en común el magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) Roberto Rivas y su familia, con estrellas de Hollywood y personajes famosos como Drew Barrymore, Britney Spears, Keanu Reeves, o con atletas de la talla del cohete humano jamaiquino Usain Bolt, el astro del fútbol inglés David Beckham, o bien, con el hombre más rico del mundo, Bill Gates?

Su afición por saborear el lujo y el confort que sólo pueden ofrecer tres de los automóviles más costosos y excéntricos fabricados por las firmas alemanas Mercedes Benz, Porsche y BMW, parecen dar la pauta para considerar que estos caprichos rodantes son los modelos que seducen a los “oligarcas” del Socialismo del Siglo XXI. Y es que de acuerdo con la opinión de expertos y de publicaciones especializadas en materia automotriz, están diseñados para satisfacer las exigencias de una “clase especial” de hombres con poder, fama y estilo.

Una investigación realizada por el diario La Nación de Costa Rica, reveló que tanto Rivas, su esposa Ileana Delgado y el hijo de ambos, Roberto Miguel, se movilizan por la capital de ese país en tres automóviles fabricados por dichas firmas --cuyo valor se calcula entre 350 mil y 400 mil dólares--, sin que se cancelara por el impuesto de importación de los mismos unos 93 mil dólares. El gobierno costarricense ya orientó una investigación.

Una inspección en internet realizada por EL NUEVO DIARIO sobre las cualidades y características de los automóviles Mercedes Benz S 500, Porsche Carrera 911, y BMW M3 que conducen Rivas y los suyos en la capital josefina, indica que titular del CSE, considerado aliado del presidente Daniel Ortega, comparte los mismos gustos de los millonarios y extravagantes personajes de la farándula mundial, lo cual contrasta con el discurso esgrimido desde el gobierno sobre el surgimiento de un tipo de “Socialismo cristiano, solidario” que se pretende implementar en Nicaragua.

La selecta Clase “S”

El Mercedes Benz S 500 forma parte de la selecta clase S, que deriva del vocablo germano “Sonderklasse”, y que significa “clase especial”. De acuerdo con una nota titulada “Los autos de las celebridades” recogida en el sitio de entretenimiento web Taringa.net, el actor cómico canadiense Jim Carrey posee uno de estos ejemplares. Otra nota publicada en el sitio www.bmw.faq.com sobre “los autos que conducen los famosos”, el futbolista inglés David Beckham posee uno plateado dentro de su colección.

Un cariño especial por los Porsche

En tanto, el Porsche 911, con su estilo compacto, pero de alto rendimiento y potencia reconocida entre los deportivos más exuberantes, se encuentra entre los consentidos de un buen número de celebridades, entre ellas el hombre más rico del mundo, el creador de Microsoft, Bill Gates.

“El padre de Microsoft y de la informática personal, el hombre más rico del mundo en la actualidad, tiene un especial cariño por los Porsches. Por eso, en su garaje tiene un Porsche 911 convertible y un Porsche 959 --que recordemos, sólo se fabricaron 268 unidades del mismo-- y que confiesa que este último es su coche favorito”, reza una nota publicada en sitio www.motoradictos.com.

Una reseña titulada “Los famosos brillan con su autos”, publicada en el diario digital mexicano El Siglo de Torreón, indica que el modelo Porsche 911 es “amigo de celebridades y de la velocidad”.

El precio de este pequeño pero elegante bólido es de 125 mil dólares para Costa Rica, de acuerdo con un ejecutivo de ventas de Grupo Euro Autos, con sede en ese país, consultado por END.

“Uno de los vehículos más solicitados por los famosos es el Porsche 911 Carrera, y no es precisamente por su bajo costo --pues tiene un valor aproximado de cien mil euros--, sino por su alta velocidad y su confort”, destaca la nota.

“Britney Spears, el ultrafamoso Ricky Martin y Daisy Fuentes guardan en su cochera un Porsche 911 Carrera; Keanu Reeves posee un Carrera negro 4S de 1996, y Bill Gates posee un Porsche 959 entre su amplia y envidiable colección de automóviles”, añade.

El otro automóvil de lujo, y que se le ha visto conducir al hijo del magistrado Roberto Rivas, para ir asistir a la universidad en San José, es el BMW M3.

“Drew Barrymore maneja un BMW M3 descapotable, el que puede adquirir sólo por 60 mil euros, aproximadamente”, indica la misma reseña.

El jamaiquino Usain Bolt, el corredor que ostenta en su poder los actuales récordes en 100 y 200 metros, se dio el lujo de conducir este mismo modelo, hasta que lo destruyó en un accidente a mediados de este año, según el sitio el Rincón del Motor.

Novoa: ir a fondo sobre derroche

El ex procurador general, Alberto Novoa, expresó que tanto las autoridades en Costa Rica como en Nicaragua deben de realizar una investigación a fondo sobre la importación de los automóviles al país vecino. De acuerdo con las investigaciones del diario La Nación, el Mercedes Benz y el BMW ingresaron por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, por lo cual, Novoa no descarta que en Nicaragua se haya cometido defraudación fiscal.

“¿Por qué el Presidente de Nicaragua permite que su Embajada en Costa Rica pueda introducir con exoneraciones vehículos tan lujosos? ¿Cómo es posible que el presidente de un poder del Estado tenga tanto derroche sin que nadie lo controle?”, se cuestionó el ex Procurador. “Podría tratarse de un delito de carácter internacional. Casi se parece al crimen organizado”, apuntó.

Novoa lamentó que a pesar de que al presidente del CSE “todo le resbale”, “el problema es la contradicción entre ese estilo de vida y la pobreza en Nicaragua”. “Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina, y tiene un presidente del CSE que maneja un Porsche, un Mercedes y un BMW del año. ¿Cómo va a confiar la sociedad en alguien tan injusto, tan prepotente?”, señaló.

Por su parte, el diputado y ex contralor Agustín Jarquín, dijo que se debe esperar el resultado de las investigaciones sobre si los vehículos son en verdad propiedad de Roberto Rivas y de su familia, e instó a la Contraloría a “investigar a profundidad” ante el posible perjuicio económico pudo haber sufrido Nicaragua. Por otro lado, dijo que las sedes diplomáticas nicaragüenses no requieren de vehículos tan costosos y ostentosos, refiriéndose a la justificación presentada para se importaran exonerados de impuestos.