•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de sesenta imágenes de la Purísima, la mayoría de vieja data, vistieron atuendos que hicieron resplandecer su belleza y llamaron la atención de centenares de observadores que llegaron para contemplar la primera exposición de arte mariano, que se llevó a cabo el fin de semana en el Salón de Cursillistas de Cristiandad de la Iglesia Catedral San Juan de Jinotega.

Entre las imágenes se pudo contemplar la de la familia de Bernabé Cabrera y Albertina Rivera, la que según su historia fue traída desde Granada, donde era celebrada por los bisabuelos de dicha familia, y luego llevada a Managua donde sobrevivió el terremoto de 1972, pese a que la casa quedó totalmente destruida. Desde entonces la imagen fue trasladada a Jinotega, donde la tataranieta de don Bernabé y de Albertina la celebra.

Otra imagen que llamó la atención es la que le pertenece a la familia del padre Norvin García, párroco de la Iglesia Catedral, imagen que está confeccionada de yeso y bañada de oro de 14 quilates, así como otras que datan de hace más de 200 años y que están diseñadas a base de madera.

También cautivó la curiosidad la imagen proveniente de la parroquia del municipio La Concordia, donde La Purísima, además de distinguirse por su antigüedad, lucía su embarazo.

Por su parte, la maestra de generaciones y poetisa Blanca Onelia López de Rodríguez, quien fue una de las organizadoras del evento, dijo sentirse muy satisfecha con la exposición, por la afluencia de gente que llegó revestida de gozo mariano.

De las más antiguas

Para López, la mayoría de las imágenes expuestas tienen más de 50 años de existencia, y las más antiguas, hasta los 200, entre éstas la de la maestra Celina González, así como la de Imelda Cruz, quien aseguró que la imagen le perteneció a su tatarabuelo.

“A mí me parece que estas imágenes antiguas tienen más valor que las modernas, sobre todo porque inspiran más religiosidad, y lucen bellas con sus manto azul y blanco, lo que a uno lo llena de gozo”, haciendo alusión al grito católico de “¡María de Nicaragua, Nicaragua de María!”

Durante la inauguración del evento la maestra recitó el poema “El Santo Rosario”, el que según recuerda lo declamó por primera vez hace más de 70 años, cuando apenas era una niña.

Parte de algunos versos vocalizados por la maestra dicen: “Es el Rosario la oración más bella/ que sube al cielo en espiral de incienso,/ es el salterio en la vil querella/ que la penitencia/ que su llanto sella,/ bendice estrofa de dolor intenso,/ es la Oración que en el hogar materno,/ en la choza, en el Palacio,/ en el Santuario, a toda hora,/ en verano y en invierno/ eleva el hombre con acento tierno/ hasta los pies de Dios…/ es el Rosario”.

La exposición estuvo abierta al público hasta ayer por la noche, y los asistentes se mostraron conmovidos por la iniciativa del párroco de la Iglesia Catedral San Juan, de realizar tan bonita exposición mariana, en el novenario de La Purísima.