•  |
  •  |
  • END

El Ejecutivo envió ayer a la Primera Secretaría del Parlamento la iniciativa de reforma a la Ley de Equidad Fiscal, y solicitó el trámite de urgencia, por lo que la propuesta ya está en la agenda legislativa para ser discutida el próximo jueves en el plenario de la Asamblea Nacional.

El gobierno proyecta recaudar en 2010 unos 951.7 millones de córdobas adicionales en impuestos, lo que representa el 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, para este año.

Sólo en Impuesto sobre la Renta, IR, el Ejecutivo prevé una recaudación de 841 millones de córdobas (0.62 por ciento del PIB); mientras que propone subir el techo salarial exento del pago del IR a los asalariados que devengan 75,000 córdobas anuales.

1.5% en bolsa agropecuaria
En el sector agropecuario, los pequeños y medianos productores que transen en bolsa van a pagar el 1.5 por ciento de sus ingresos como retención definitiva, mientras que los grandes contribuyentes pagarán a cuenta, el 1.5 por ciento de los ingresos.

De igual forma, se establece el pago mínimo definitivo del uno por ciento de la renta bruta para todas las personas jurídicas y naturales, que realizan actividades empresariales y de negocios. Queda un anticipo del uno por ciento sobre la renta bruta mensual.

Es lo más grave

Para el economista René Vallecillo, esta medida es la que encierra el espíritu recaudatorio de toda la Reforma, catalogándola de dañina para el empresariado nicaragüense.

“Hay empresas que debido a la crisis económica y a la competencia, están registrando pérdidas o tienen baja rentabilidad, y la verdad es que con esta medida algunas quedarán descapitalizadas, afectará el patrimonio y hasta llevará a más de alguna al cierre, provocando mayor desempleo”, estimó.

Aunque el experto destaca que la medida es “nociva”, reconoce que es menos onerosa que la planteada en la propuesta de Concertación Tributaria que presentaba un pago mínimo del 2.5 por ciento.

El gobierno también propone establecer un 10 por ciento definitivo como tasa impositiva para las ganancias, utilidades y dividendos; además, establece una tasa de retención del 10 por ciento sobre todos los intereses percibidos por préstamos a residentes y no residentes.

Golpean el ahorro

La retención definitiva a los intereses de los depósitos, excluye al sistema financiero nacional por ser éste su negocio particular, es decir, que pagarán todos los ahorrantes que reciban intereses y las personas que se dedican a prestar que no sean parte del sistema. Esta disposición abarca a las casas de empeños que no se encuentren reguladas y que no estén inscritas como institución financiera y otras similares.

También incluye extender la retención definitiva del 10 por ciento a los intereses por todo tipo de depósitos, con independencia de la moneda, plazo o denominación, es decir, grava todos los ahorros ordinarios.

Otras de las medidas propuestas son eliminar la acreditación del Impuesto Selectivo de Consumo, ISC, de los combustibles a la industria fiscal; aplicar un ISC a los cigarrillos de 4 córdobas con 50 centavos por cajetilla, y aumentar en 5 por ciento el ISC a los vehículos de uso particular con cilindraje mayor a lo 3,000 centímetros cúbicos.

Gravan más transmisión de inmuebles

Además, se pretende aplicar retención a cuenta del Impuesto sobre la Renta, IR, del 1, 2 y 3 por ciento para la transmisión de bienes sujetos a registro en rangos de valores de cero a 50 mil dólares; de 50,001 a 100 mil dólares y de 100,001 a más. También se establece aplicar la retención definitiva del 10 por ciento sobre los premios en el juego y ganancias en las apuestas con base exenta de 25 mil córdobas.

Hasta Lotería de 25 mil para arriba

También se establece gravar a los casinos con 400 dólares por mesa de juego; de 25 dólares por máquinas o negocios con menos de 100 máquinas; de 35 dólares a negocios con 101 a 300 máquinas; y con 50 dólares a negocios con 301 máquinas a más. Se dicta una retención definitiva para los premios, juegos, loterías y apuestas; del 10 por ciento, siempre que excedan los 25 mil córdobas por premio.

Finalmente, se eliminan las exenciones y exoneraciones al tabaco, licores, perfumería, joyas, cosméticos, aeronaves y yates de uso privado.

Cabe señalar que quedaron exentos de cualquier tasa impositiva los dividendos o participación de utilidades pagados por las sociedades a sus socios, sobre los que se hubiesen efectuado retenciones definitivas.

Lo que quedó engavetado

En la reforma no se incluyó ningún tipo de tasa impositiva a las pulperías, a las pensiones, a las remesas familiares ni al salario bruto de los trabajadores, como lo planteó inicialmente el gobierno en la llamada Ley de Concertación Tributaria, la cual, a la luz de la nueva iniciativa, quedará engavetada en la Primera Secretaría del Parlamento.

Vallecillo señaló que uno de los grandes logros de esta propuesta de reforma es que deja las mismas facultades existentes a la Dirección General de Servicios Aduaneros y a la Dirección General de Ingresos.

“Ésta es una de las principales diferencias con la propuesta de Concertación, que venía a afectar los derechos de los contribuyentes y a aumentar la discrecionalidad en lo relacionado a las facultades de la administración tributaria”, concluyó.