•   MANAGUA / SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El poeta Ernesto Cardenal se declaró ayer perseguido político del gobernante nicaragüense Daniel Ortega, y lo señaló de actuar atropellando el derecho a la propiedad privada por motivos personalistas, por lo que su abogado interpondrá queja formal en la Corte Suprema de Justicia y Asuntos Internos de la Policía Nacional, por la actuación de las autoridades.

Sus declaraciones fueron presentadas en conferencia de prensa en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, donde denunció el acoso que el gobierno de Ortega viene desarrollando en su contra, porque nacional e internacionalmente ha vertido sus opiniones sobre el actual mandatario, cuyas reacciones se dejan ver en una serie de juicios por problemas de propiedad, en los cuales considera que se le ha vulnerado el derecho a la seguridad jurídica de forma insólita.

Sin contar el extraño robo en sus oficinas de La Casa de los Tres Mundos, donde desconocidos sustrajeron la computadora de Cardenal, en la cual almacenaba sus escritos, documentos y correos electrónicos, Boanerges Ojeda, abogado de la Asociación para el Desarrollo de Solentiname, presidida por el poeta y por el coronel retirado Bosco Centeno, dijo que hay diversos precedentes que demuestran la inseguridad jurídica, siendo lo último el cambio de depositario, por lo cual, sin respaldo legal, no sólo se desalojó a Centeno de Mancarrón, sino que fue esposado y detenido, junto a su hijo, por algunas horas.

Según la declaración de Centeno, un juez y oficiales de Policía se presentaron al Hotel Mancarrón, propiedad de la Asociación para el Desarrollo de Solentiname, el 27 de noviembre a las 2 de la tarde, para hacer efectiva una orden.

“Sin embargo, la sentencia judicial es clarísima sobre cambio de depositario, sin mencionar ningún lanzamiento ni desahucio ni desalojo. Desde el viernes trataron de desalojar, pero al no lograrlo por estar fuera de hora de ejecución, lo intentaron el sábado, que no era día hábil para ejercer la acción, y sin bastar esto, el domingo regresaron actuando más allá de sus facultades, en día no hábil, y deteniendo a dos personas sin orden de captura”, dijo Ojeda, alegando una marcada cadena de abusos.

Ante la denuncia, la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Cenidh, dijo que darán el acompañamiento pertinente a los demandantes, y analizarán los aspectos jurídicos involucrados, para corroborar si existen inconsistencias legales en la actuación no sólo del juez, sino de las autoridades policiales.

Justifican actuación

Por su parte, el comisionado Jardiel Arteaga, segundo jefe de la delegación policial de Río San Juan, justificó la actuación de las Tropas del Grupo de Intervención Rural, GIR, en el Hotel Mancarrón, de Solentiname, al dar respuesta a un recurso de amparo policial solicitado por la señora Nubia Arcia, después de que el juez Gregorio Orozco la pusiera en posesión en calidad de depositaria del centro, y la familia Guevara Centeno se negara a salir.

El jefe policial explicó que después de que el juez puso en posesión a la señora Arcia el pasado viernes, al día siguiente la depositaria del bien inmueble recurrió de amparo, por lo que se presentó de nuevo ante Bosco Centeno, a quien le previno que debía salir, “él dijo que sólo preso salía, y como se negó, la Policía llegó --el domingo-- sin violencia, lo que pasa es que él se le entregó a Omar Marenco, puso las manos para que le pusieran las chachas”, afirmó.

Sobre por qué dejaron en libertad a Centeno y a su hijo horas más tarde de realizarse la captura, el comisionado Arteaga vaciló en contestar, y simplemente dijo: “Para que las cosas no llegaran más largo”. No obstante, aseguró que pesa una denuncia de Nubia Arcia contra Bosco Centeno por los delitos de usurpación del dominio privado y robo. Según el jefe policial, Arcia sostiene que se robaron del hotel un panel solar.

El jefe policial informó que la Policía está instruyendo el caso, que será remitido al Ministerio Público, para que éste considere si debe acusar o no ante los tribunales de justicia.

El guerrillero sandinista Bosco Centeno, al ser liberado, aseguró que le dijeron que la orden de desalojarlo venía de “arriba”, para poner como depositaria a la Nubia. “Llamé al fiscal de la República --Julio Centeno Gómez--, quien me dijo que toda esa actuación es inconstitucional, y voy a recurrir a todas las instancias hasta las últimas consecuencias”.

Comunidad resiente disputa

Cuando Centeno y su hijo eran llevados esposados, los pobladores de diferentes islas del archipiélago --entre ellos jóvenes y niños que acudieron a la celebración de su promoción escolar-- observaban atónitos la acción policial.

Algunos padres de familia hablaron, pero la gran mayoría expresa que es un problema familiar de hace años, y que no es más que la disputa por bienes económicos. Según algunos lugareños, ambas familias se han ofendido y atropellado, pues años atrás también Nubia fue desalojada del hotel, cuando después de la muerte de su esposo, Alejandro Guevara, se unió al alemán Imanuel Zerguer, a quien recuerdan como el principal instigador del conflicto.

La comunidad expresa preocupación porque los cooperantes se pueden retirar por el conflicto, y exhortan al presidente Daniel Ortega y la primera dama, Rosario Murillo, a contribuir a resolver un problema que está afectando a la población.