• |
  • |
  • END

Mientras el gobierno celebró ayer la aprobación de la reforma parcial a la Ley de Equidad Fiscal, economistas y empresarios expresaron su preocupación por lo que muchos han señalado es un fruto del fraude electoral, que provocó la cancelación gradual de la cooperación externa y una crisis en el Presupuesto General de la República.

Luego de la aprobación de la reforma, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, rechazó los señalamientos de expertos fiscales, economistas y empresarios, sobre el posible cierre de empresas y alzas de los precios de los productos a los consumidores, luego que el Impuesto de Pago Mínimo, IMP, para las empresas, causara revuelo en algunos sectores que señalan que resultarán descapitalizados.

Guevara afirmó que la reforma fue consensuada con la Empresa Privada, los trabajadores y el gobierno.

“Tampoco generará un gran impacto en las empresas, ya que no se han creado más impuestos”, subrayó.

Pero José Adán Aguerri, quien la consideró mejor en comparación con el proyecto de concertación tributaria que antes había presentado el gobierno, aseguró que la reforma provocará recesión e inflación. “Nunca lo hemos negado”, dijo.

Aguerri, sin embargo, insistió en lo positivo que es si se compara con el proyecto de concertación tributaria que le lograron parar al gobierno, y que si se hubiera aprobado, habría puesto en riesgo la viabilidad económica del país, porque afectaba a todos los sectores sin excepción.

“No estoy en negocio de pronósticos”

Ante la lluvia de señalamientos hechos por economistas y expertos fiscales sobre el cierre de empresas, inflación y otros efectos negativos de la reforma, Aguerri dijo que él no está en el negocio de los pronósticos.

“Yo no soy un oráculo para estar vaticinando. Lo que sí tratamos de hacer son todos los esfuerzos para que tengamos la menor afectación posible, al igual que este año”, expresó.

Wal-Mart analiza impacto

Entre las empresas que manifestaron mayor preocupación por el impacto de la reforma está Wal-Mart Centroamérica, propietaria de las cadenas de Supermercados La Unión y Palí en Nicaragua, que ha expresado la posibilidad de retirarse del país si fuera necesario.

Eduardo García, Gerente de Asuntos Corporativos de Wal-Mart Centroamérica, en Nicaragua, dijo a EL NUEVO DIARIO, luego de conocer la aprobación de la reforma, que el área financiera se encuentra realizando un estudio para valorar el impacto que traerá la aplicación de la reforma y poder tomar las medidas pertinentes para que las afectaciones no sean tan graves.

Dijo que el interés de Wal-Mart es continuar en el mercado nicaragüense, por lo que tratarán de crear conciencia en el gobierno, sobre las condiciones económicas que enfrenta el sector de supermercados del país.

“Tenemos esperanzas de seguir creciendo aquí, así que estamos optimistas y mantenemos la confianza en que cuando se discuta la Concertación Tributaria, que el gobierno prometió para el primer trimestre del próximo año, va a modificar algunas de las disposiciones que esta reforma trae y que nos afectan”, apuntó.

Por su parte, Aguerri afirmó que se hizo lo posible para evitar que se gravara a las empresas que obtienen menos del 2 por ciento de rentabilidad, pero que no fue posible por los compromisos ante el Fondo Monetario Internacional, FMI, y que estaba seguro de que Wal-Mart iba a hacer todo lo posible para continuar su presencia en el país y seguir invirtiendo.

Recuperar cooperación y democracia

El presidente del Cosep dejó claro que al haber aceptado la elaboración de esta reforma, no están perdiendo de vista que dentro de este esfuerzo van a insistirle al gobierno que no se siga afectando la cooperación externa.

“Hay que recuperar la credibilidad democrática y, definitivamente, el gobierno es el que tiene que dar los pasos para asegurar que tengamos el árbitro (electoral) creíble, observadores independientes, que de alguna manera vengan a recuperar los recursos para el país, pero no podemos dejar de hacer que porque se hayan perdido estos recursos, no por eso se pueden dejar de perder más fondos”, dijo.

El economista José Luis Medal es uno de los que ha señalado que en vez de aplicar esta reforma a la Ley de Equidad Fiscal, el gobierno debió haber hecho esfuerzos por recuperar la cooperación externa e integrar al Presupuesto de la República la cooperación venezolana.

BCN aplaude aprobación

Por su parte, Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, sostuvo que el gobierno tiene confianza plena en esta reforma.

“El propósito de toda reforma es buscar cómo ampliar la base tributaria, garantizar el empleo, disminuir los sesgos antiexportadores que puedan existir en la economía nacional, y estoy seguro de que vamos a tener todos estos resultados positivos”, destacó.

Róger Arteaga, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, dijo que mañana se reunirán con representantes de varias de las empresas que han expresado su preocupación por el impacto de la reforma, sobre todo por el 1% del Impuesto de Pago Mínimo que afectará fuertemente a los detallistas.

“Hay preocupación, y puede ser que haya recesión y riesgo de que algunas empresas se puedan retirar de Nicaragua”, subrayó.

Previo a la aprobación de la reforma, Carlos Briceño, Gerente General del Banco de Crédito Centroamericano, Bancentro, dijo que el Sistema Financiero iba a tener un impacto directo, especialmente por el 1% sobre los ingresos brutos.

“No obstante, estamos haciendo todos los esfuerzos para que esta ley se apruebe de una forma consensuada, tomando en cuenta a todos los sectores económicos del país en la Asamblea Nacional”, añadió.

Entre tanto, Enrique Zamora, Gerente General de Lafise, consideró la reforma tributaria como un castigo muy fuerte para la economía.

Agregó que se trabajó bastante en consenso con el sector privado, pero hubo varias cámaras que estaban opuestas a aceptar el 1%, y eso quedó plasmado en el documento, y que al sacar una propuesta de ley en dos meses, es muy difícil que lleve el acuerdo de todos los sectores.

Medianas empresas deberán prepararse

Zacarías Mondragón, miembro del Consejo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, Conimipyme, afirmó que la afectación principal que tendrán las medianas empresas será la reducción de la liquidez, por el cobro del 1 por ciento del IPM.

Dijo que, con ese impuesto, lo que aportaban estas empresas como adelanto del IR, ahora se les va a duplicar y hasta triplicar, restándole recursos para operar.

“Ojalá que el gobierno mejore el clima de negocios y que a nivel internacional la crisis económica vaya disminuyendo”, externó Mondragón, a la vez que consideró que las medianas empresas tendrán que trabajar en ser más eficientes, pero descartó cierres.

Algunos de los nuevos impuestos

El más polémico es el Impuesto de Pago Mínimo, que corresponde al 1% de las rentas brutas de toda empresa.

Entre los nuevos tributos que incluye la reforma a la Ley de Equidad Fiscal está el 5% adicional en la compra de vehículos de uso particular mayores a 3 mil centímetros cúbicos.

A la industria fiscal se le elimina una exoneración que tenían en el combustible, con lo que el gobierno espera recaudar millón y medio de dólares.

Se establece un nuevo impuesto a los cigarrillos, lo que implica 4.50 córdobas más por cajetilla, lo que significaría 1 millón 300 mil dólares de recaudación.

La exoneración que tenían algunas instituciones para comercializar artículos suntuarios (perfumes, licores, cosméticos, electrodomésticos, etc.), tal es el caso de la Policía Nacional, el Ejército y otras, quedan eliminados. Con esto se pretende obtener 1 millón 100 mil dólares.

A los casinos se les aplica el cobro del 10% a las ganancias por encima de los 25 mil córdobas, además de otros cobros por máquinas.

También se aplica el 10 % de impuesto a los dividendos en efectivo, entre otras cosas.