• |
  • |
  • END

La asistencia de miles de nicaragüenses desde tempranas horas de la tarde --a veces desde antes de mediodía-- a las purísimas instaladas sobre la Avenida Bolívar, está provocando fuertes congestionamientos vehiculares en las calles de la zona de la vieja Managua.

Un recorrido realizado por un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO confirmó que miles de conductores han tenido que recurrir a vías alternas, para poder cruzar de un lado al otro de la Avenida, arrancando y frenando por lapsos que duran hasta media hora.

Después de mediodía, el tránsito es cerrado por los agentes desplegados en los puntos extremos de dicha Avenida.

La prioridad, según han afirmado las autoridades policiales y del Cuerpo de Bomberos, es brindar seguridad a las miles de familias que aguardan durante horas por la entrega de los brindis en los altares de las instituciones de gobierno, y que también asisten a la Feria de la Niñez Feliz en la Plaza Juan Pablo II.

Desvío kilométrico

Y bajo el resguardo de patrullas policiales, de ambulancias y de bomberos, garantizar un tráfico vehicular fluido, resulta casi imposible.

De donde fue el Cine González una cuadra al Este, comienza uno de los desvíos sobre la Carretera Norte. En este caso, los vehículos que circulan de Este a Oeste se ven obligados a realizar un giro hacia el Norte, atravesando el costado Este del Palacio Nacional, la antigua Catedral y la Casa de los Pueblos, hasta llegar al extremo noreste del Malecón.

En ese punto, los conductores tienen que girar hacia el Oeste sobre el adoquinado del Malecón, avanzar por el trecho entre la Concha Acústica y los negocios y restaurantes costeros del lago, hasta llegar al puesto de mando de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), en el barrio San Sebastián. Una vez allí, se debe girar hacia el Sur, hasta encontrar la salida una vez más sobre la Carretera Norte.

Este trayecto, de casi un kilómetro de largo, puede durar hasta 25 minutos, pero el tiempo se incrementa después de la media tarde, cuando familias enteras se abren paso para llegar a las purísimas y a la Feria de la Niñez.

Un atajo que más bien atrasa

Un trajín similar hay que tolerar si toma el trecho que va desde el edificio de Petronic sobre la dupla norte, y se avanza buscando la rotonda de Plaza Inter.

Buses de transporte urbano colectivo, camiones recolectores de basura, taxistas, conductores particulares y hasta ambulancias, se las tienen que ingeniar para poder avanzar unos cuantos metros en las estrechas calles, del barrio 19 de Julio.

La rotonda de Plaza Inter permanece bloqueada por el costado sur, donde los conductores tienen que tomar obligatoriamente hacia el Oeste, en dirección al Estadio “Denis Martínez”, o hacia el Este, sobre la pista de escuela de natación Las Barracudas.

Prácticamente, desde mediodía, el paseo sobre la Avenida Bolívar queda restringido en su totalidad al uso peatonal, situación que exigirá de la paciencia de miles de conductores al menos durante la época de La Gritería.

Unos 530 policías --de los 3 mil que se encargarán de la seguridad en Managua durante diciembre-- enfocan su trabajo en la Avenida Bolívar, donde se han instalado los altares a la Purísima, organizada por el gobierno, según dijo e END el comisionado mayor Luis Barrantes, segundo jefe de la Policía de Managua.

Estos mismos oficiales resguardarán el orden por lo menos hasta los primeros días de enero de 2010, cuando finalice la Feria de la Niñez Feliz, en la Plaza Juan Pablo II.