Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

Los menores que son llevados a la Feria de la Niñez Feliz desde horas tempranas, que reciben el intenso sol de la capital y que se mezclan en aglomeraciones de gente, corren el riesgo de sufrir insolación y enfermedades como la sinsitial respiratoria, propia del mes, y que provoca una lesión pulmonar de por vida.

La pediatra y neumóloga, doctora Nidia González, advierte que esos son los riegos en eventos de esa naturaleza cuando priva el descuido familiar.

“Los padres de familia no son cuidadosos, someten a los niños al sol, al polvo, a la pólvora y a concentraciones de gente, creen que son como ellos, que pueden aguantar, cuando es todo lo contrario, pues los niños tienen menos defensas, por ejemplo, si se exponen muchas horas al sol se pueden deshidratar, les da fiebre y convulsionan, es decir, sufren insolación, además, pueden ser víctimas de lesiones en la piel”, destaca.

“Si el niño es asmático o alérgico y se expone al polvo y pólvora, incluso al incienso --en el caso de las purísimas--, puede sufrir bronquitis o neumonía, y eso también es un problema serio”, reitera.

En ese contexto, apunta que el consejo es “no exponer a los niños al sol ni al polvo, y evitar su contacto con pólvora. Ahora, si deciden hacerlo, pues al menos los padres deben asegurarles crema protectora para la piel, gorras y agua, y no deben exponerlos a tanta gente, no vale la pena”, indica la especialista.

Minsa en alerta

Al respecto, el doctor José Medina, Director de Salud Ambiental y Epidemiología del Ministerio de Salud, Minsa, dice que no pueden hacer nada en el caso de los padres que cargan con sus niños en actividades como la Feria.

“No es lo correcto, pero, ¿qué podemos hacer? La recomendación es no exponerlos, porque, bueno, pueden sufrir insolación, quemaduras con la pólvora… pero hay muchas familias que caminan todas juntas: desde el más grande hasta el más chiquitín, y lo único que podemos hacer es insistir en las medidas de prevención”, enfatiza.

Aunque aclara que en la Feria de la Niñez Feliz, el Minsa tiene cinco puestos médicos, todo el día, para atender cualquier emergencia. “De momento, hemos atendido más casos de hipertensos y niños que producto de los juegos se marean, son casos leves”, sostiene.

“Pero estamos coordinándonos con la Cruz Roja y los Bomberos por si hay casos que ameritan hospitalización, aunque de momento no hay reportes de personas en esa condición”, puntualiza.