Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

De 2004 hasta el primer semestre de 2009, el Ministerio Público únicamente han procesado 53 casos por el delito de trata de personas en Nicaragua, de las cuales sólo siete fueron declarados culpables.

Las cifras del trabajo institucional contra la trata de personas fueron proporcionadas por el fiscal Javier Morazán, Director de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado del Ministerio Público, quien abordó el tema durante un taller para periodistas impulsado por la organización Save The Children.

Managua tiene más casos

“Un monitoreo a nivel nacional sobre Trata de Personas, señala que hasta junio del presente año se han reportado 53 casos. En el período mencionado, los departamentos con más casos fueron: Managua, con ocho; Chinandega, con siete; Matagalpa, con seis, y Bluefields, con cuatro. El resto de departamentos refieren entre uno y tres casos”, expresó el fiscal. Esto representa un promedio de 8.8 casos anuales.

El resultado de las investigaciones y de los procesos en estos casos dejó a siete declarados culpables, cuatro no culpables, ocho en proceso judicial, seis en investigación; en catorce casos no se llevaron a juicio por causa de méritos, 10 se desestimaron, uno está en estudio, con otro caso hubo acuerdo condicionado, y otros han sido extraditados.

“En la mayoría de los casos procesados, el delito de la trata de personas tuvo como víctimas a menores de edad, utilizados para explotación sexual. En un mínimo de casos, el delito fue contra adultos. Éstos fueron llevados a diferentes países de Centroamérica, y sólo uno tuvo como destino España. En el monitoreo se reflejan 53 casos, pero seguramente hay mucho más casos”, dijo el especialista.

Se define “trata de personas” a la captación, trasporte, traslado y recepción de personas, recurriendo a la amenaza, al uso de la fuerza, al engaño, al fraude, o a una situación de vulnerabilidad de la víctima, con fines de explotación sexual, laboral o de otra índole, que podría ser, además de servidumbre, la extracción de órganos. Esto puede desarrollarse a lo interno del país o de nacionales trasladados al exterior.

Subregistro de casos

Un elemento considerado como causa de lo que se puede considerar la baja cantidad de denuncias de este fenómeno delictivo, conocido como “invisibilización” del delito, es que muchos casos no son denunciados, porque las víctimas son amenazadas directamente, o aplican chantaje, diciendo que si denuncian o llegan a declarar en el juicio tomarán represalias contra sus familiares, y, generalmente, se procuran fotografías del hijo, de la mamá o de la abuelita.

“Eso significa que debe existir un mecanismo de acompañamiento de las víctimas, por lo tanto en el Ministerio Público, en las sesiones de trabajo con las autoridades, se pide apoyo a las víctimas durante la investigación y durante el proceso, para así obtener resultados. Por otra parte, la capacidad investigativa necesita ser mejorada, y la Policía Nacional está trabajando con nosotros para mejorar en las técnicas de investigación, apoyados con el financiamiento de organizaciones que abordan la temática como Save The Children”.

Morazán comentó que otro esfuerzo de coordinación se está dando con otras organizaciones que abordan la temática, para que faciliten los registros de los casos que éstos atienden, tener un solo listado y orientarlos jurídicamente.

Por otra parte, explicó que, asimismo, en ocasiones la investigación no da los elementos necesarios para acusar por “trata”, sino por proxenetismo, cambiando por esta razón su tipología, aunque puede que haya más.

La actividad también estuvo presidida por Juana Mercedes Delgado, coordinadora Proyecto Trata, de Save The Children, quien comentó que los efectos físicos y psicológicos en las víctimas pueden ser muy graves.

El objetivo del taller “Tipificación del Delito de Trata de Personas en el Nuevo Código Penal”, era que los periodistas dominaran conceptos y conocieran más a fondo la temática y las acciones legales de las instituciones competentes para perseguir este delito.