Redacción Central
  •  |
  •  |
  • END

La intolerancia y el desprecio de autoridades y funcionarios hacia la labor  que ejercen los hombres y mujeres de prensa quedó en evidencia la mañana del jueves en Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur, donde el vicealcalde de esa ciudad y militante del PLC, Melvin Talley, ordenó que echaran de su oficina a dos periodistas que daban cobertura a la reunión de una comisión multisectorial que buscaba una salida a uno de tantos conflictos de propiedad que se registran en este municipio caribeño.

Esta vez, el atropello del señor Talley lo sufrieron los reporteros Bethania Sanles --de la revista televisiva Bluefilms--, y el corresponsal de EL NUEVO DIARIO, Heberto Jarquín, quienes afirman que se limitaban a observar y a escuchar el debate, por lo que no entienden la actitud prepotente e insolente del vicealcalde.

Jarquín enfatizó en la total ignorancia que tienen algunas autoridades y funcionarios sobre el precepto constitucional de la libertad de expresión y la Ley de Acceso a la Información Pública, mientras que Bethania Sanles se declaró decepcionada por la arrogancia y soberbia de ciertas personas que ocupan espacios de poder en la RAAS.

Solidaridad

A través de correos electrónicos, la directora de la revista Bluefilms y corresponsal del noticiero 100 por ciento Noticias, Ileana Lacayo, al igual que el comunicador y catedrático José Castellón, manifestaron su solidaridad con los colegas Sanles y Jarquín.

Castellón coincidió con Jarquín en la decisión no asistir a fiestas de fin de año ni recibir obsequios --como canastas navideñas--, que algunos funcionarios de gobierno y dirigentes políticos ofrecen en épocas navideñas a periodistas costeños.

Jarquín exhortó a los comunicadores caribeños a no servir de cajas de resonancia de funcionarios y de autoridades que nunca dan la cara ante los periodistas, y sólo convocan a conferencias de prensa cuando les conviene.