•  |
  •  |
  • END

Al menos 538 trabajadores que laboraron en el proyecto de la construcción de las nuevas instalaciones de la Embajada de Estados Unidos y que fueron contratados por la empresa constructora Sociedad Nicaragüense de Construcciones, Sonico S.A., están exigiendo a la Dirección General de Ingresos, DGI, que les regrese el dinero que, según ellos, les fue quitado ilegalmente en concepto del Impuesto sobre la Renta.

“Hubo un retención mal aplicada por parte de la empresa Sonico a los trabajadores, retuvo demasiado IR, era el 10 por ciento y retuvo más que ese porcentaje, el cual llegó a la DGI”, aseguró Nilo Salazar Aguilar, Secretario General del Sindicato de Carpinteros, Albañiles, Armadores y Similares, SCAAS.

Los trabajadores exigen que les regresen 534 mil 098.04 córdobas, que según Salazar, es el monto que se les adeuda, detalla un informe de auditoría realizado por la misma DGI.

DGI niega reclamo

Hemos llamado en diversas ocasiones al titular de la DGI, Walter Porras, a su celular, pero éste no lo contesta, tampoco se ha tenido una respuesta por parte de Relaciones Públicas de esa institución. Al ser consultada Danelia Rodríguez, responsable de Devolución de la DGI, aseveró que no tienen ninguna solicitud relacionada con ese caso.

“Yo no conozco a ese señor (Nilo Salazar), y esa empresa (Sonico) no ha venido aquí”, aseguró Rodríguez, a pesar de que un sinnúmero de documentos presentados por los obreros demuestran lo contrario.

Rodríguez explicó que suele ocurrir que algunos empleadores retienen más de lo debido al obrero en concepto de IR, pero reportan lo correcto en la DGI.

En marzo de este año, Carlos Téllez, representante legal de Sonico, empresa fuera de funciones, manifestó al SCAAS que la exigencia por la devolución del dinero debía hacérsele a la DGI, que es la institución que recibió el dinero.

A pesar de que la administradora de Rentas Linda Vista de la DGI, Violeta Nicaragua, en comunicación del 26 de marzo de 2008, enviada al representante legal de Sonico, le explica que “las retenciones IR, en salarios retenidos de más a los obreros de la construcción que laboran para su representada, deberían ser devueltas cuando los auditores fiscales determinaran el monto total por período”.

También, Nicaragua en otro comunicado, con fecha del 25 de septiembre de 2008 al gerente general de Sonico, Orlando Morales, solicita a dicha empresa que cancele por un monto de 534 mil 98 córdobas a los trabajadores en concepto de devolución del IR.

“Asimismo, es necesario aclarar que tanto este monto de C$ 534,098 (quinientos treinta y cuatro mil noventa y ocho córdobas), como el desembolso efectivamente pagado en la primera etapa, se le estará devolviendo a su representada en forma de crédito compensatorio, o bien (en forma de) cualquier otro mecanismo legal establecido como normativa tributaria vigente de la Dirección General de Ingresos”, dice la comunicación, aceptando que el dinero se le debe a los obreros y que los funcionarios de la DGI tienen conocimiento del caso.

El IR es aplicado a todos los trabajadores que excedan el techo salarial de 50 mil córdobas al año, pero la irregularidad cometida por los representantes de Sonico, según Salazar, fue que la aplicación del impuesto se hizo en base a los montos salariales y no contra los excedentes.

DGI reconoció cobros ilegales

El sindicalista afirmó que ya la DGI entregó más de 200 mil córdobas a 198 trabajadores de la construcción, quienes laboraron en el 2006 y habían sido víctimas de retención ilegal de IR.

El pasado 19 de octubre de este año, la SCAAS envió una carta al director de la DGI, Walter Porras, solicitándole que se pronuncie sobre le exigencia de los obreros, pero éste no ha dado respuesta, por lo que podrían hacer una concentración frente a esas instalaciones para demandar que les regresen su dinero.