•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Mientras los diputados ante la Asamblea Nacional declararon héroe nacional al General de Hombres Libres , Augusto C. Sandino, el museo que lleva su nombre, en San Rafael del Norte, se encuentra en ruinas, a punto de colapsar, y la reparación ha quedado únicamente en promesas.

Los hermanos Rogerio y Ramiro Hernández Averruz, originarios de La Concha, Masaya, se mostraron molestos con los diputados, y criticaron el hecho de que declaran a Sandino Héroe Nacional, y no se preocupan de aprobar una partida para arreglar el local, que es un patrimonio nacional, visitado a diario por turistas extranjeros y nacionales, que al llegar se llevan tremenda decepción, al ver el deplorable estado de la infraestructura.

“Es fácil reconocer la gesta de Sandino en un papel, pero queremos verlo en acciones materiales, porque es decepcionante venir hasta San Rafael y encontrar lo poco de lo queda del museo”, dijo Ramiro Hernández.

Lo que guarda el museo

Del histórico museo sólo queda la vieja casa, a punto de caer, una enorme pintura con el rostro de Sandino, algunas fotografías con el pie de foto de la lucha del General, una máquina de escribir, vestigios de un telégrafo y cuatro viejos fusiles.

El museo es cuidado por don Tomás Herrera Zeledón, de 81 años, quien se ha encargado de cuidar y dar mantenimiento al sitio desde hace 14 años, sin recibir ni un córdoba, a no ser lo poco que le dejan los visitantes.

Resulta que los Hernández Averruz llegaron a visitar el museo, pero tuvieron la gran decepción al encontrar las instalaciones en mal estado, y escasa información y objetos sobre la gesta y vida de Sandino y de su esposa, Blanca Aráuz, una telegrafista originaria de ese pueblo.

Promesa en el aire

Hace unos cinco meses el museo fue visitado por el nieto de Sandino y por el Ministro de Cultura de Nicaragua, quienes prometieron que este museo se rehabilitaría, pero a estas alturas ningún trabajo se ha realizado, mientras la edificación sigue deteriorándose, pues el tambo está podrido y las paredes de madera están comidas por los zompopos.