•  |
  •  |
  • END

En 1956 llegó a Nicaragua procedente de Cuba para participar en la Primera Liga Profesional de Béisbol. Era a lo único que venía, pero como nadie sabe lo que el destino y los caminos de la vida traen, se enamoró de Nicaragua y de una dama leonesa que se convirtió en su esposa y que todavía le acompaña en su humilde vivienda ubicada en Villa Rafael Herrera donde lleva 32 años de residir.

Este personaje es el beisbolero cubano Orlando O´Farrill García, quien tenía 33 años cuando llegó a Managua, después que en La Habana el locutor deportivo Felo Ramírez, lo recomendó para reforzar al Boer. La recomendación llegó al doctor Paco León Rodríguez, quien después llegó a ser directivo del Club Boer, junto a un señor Bolaños quien tenía un negocio de sombreros en la Avenida Roosevelt.

Ese mismo año en que Orlando había llegado a Nicaragua, vino al país la selección cubana conocida como las “Estrellas del Miñoso” donde llegaron Andrade Olmo, José Guarino, Pedro Naranjo Ballestero. También recuerda David Jiménez, veterano amante del béisbol quien está a punto de cumplir 87 años de edad en compañía de su esposa la enfermera ya jubilada doña Dora Montalván.

Ballesteros y Jiménez pasaron a reforzar al equipo de los “mimados” de la capital para una temporada de béisbol que comenzó el 4 de marzo de 1956 y que fue la primera Liga Profesional. Para el 5 Estrellas vino Argelio Córdoba.

“Seguimos jugando béisbol porque para eso vengo a Nicaragua, pero cuando me fracturé un dedo de la mano debido a un bolazo que me dio Alejandro Canales (en 1957) estuve un tiempo sin jugar. Con la temporada del 57 fui con Calviño a jugar a León donde estuve media temporada ya que me dieron de baja”. La fractura prácticamente lo sacó de juego.

Pero en la siguiente temporada de 1958 “me quedé con el León de Coach con Jiqui Moreno”. También estuvo de coach con Tony Castaño y al mismo tiempo, entrenaba en béisbol al colegio Calazans, labor que había iniciado en 1956 ya que estaban ayudando en la formación de la liga intercolegial con los padres Minquez, Yasera y Calatayu. En el entrenamiento de los estudiantes estuvo hasta 1967.

Con el equipo infantil del Calazans en 1964, recorrió varios lugares de México entre ellos en Torreón, Coach, Monterrey, N.L. Reynosa, en la ciudad deportiva de Irapuato.

Llegó a narrar béisbol en la radio

Orlando también llegó a narrar béisbol en una radioemisora después que lo contactó Alfonso Sálomon –quien reside en Chichigalpa- el que junto a Armando Proveedor eran narradores deportivos. “Ellos me llevaron al Estadio Nacional y yo narré béisbol”. También Sálomon lo llevó a trabajar en la tienda All American Training Company.

Sálomon “me presentó a Mr. Rayan quien era el dueño de esa tienda que vendían calculadoras, sumadoras, máquinas de escribir y ahí comencé a trabajar como vendedor”, dijo el pelotero cubano quien se nacionalizó nicaragüense en 1960. Recuerda que cuando salió de Cuba no había problemas porque era durante el gobierno de Fulgencio Batista.

Cuando Fildel Castro asume el poder en 1959, Orlando ya llevaba tres años de residir en Nicaragua.

A pesar de vivir tantos años en Nicaragua, no ha viajo mucho a su país de origen. En 1971 viajó a La Habana con la selección de béisbol nicaragüense. Volvió al país caribeño en 1991 con la selección de béisbol en los Juegos Panamericanos y en febrero del 2009, estuvo 15 días en La Habana, después que un sobrino lo invitó para visitar a su familia.

¿Permiso o control para los que viajan a Cuba?

“Si yo voy a Cuba es porque me pagan el pasaje, porque yo no tengo para costearme un viaje”, dijo Orlando quien tiene pasaporte nicaragüense, aunque en la tercera vez que viajó al país donde nació, tuvo problemas porque además de su pasaporte en regla, necesitaba un permiso que ahora otorga la embajada cubana para cualquier nicaragüense que quiera viajar a la isla.

Orlando dice que siempre trabajó para sobrevivir y entrenaba. El mayor tiempo de sus labores fue en ventas y en béisbol con el Injude “con el que estuve 17 años y donde fui director de la Academia del Instituto”. Hace tres años dejó de trabajar para el Injude “pero siempre me buscan para entrenar y asesorar”, dice el cubano quien este 26 de diciembre se estará “volándose” los 87 años de edad.

El pelotero está jubilado desde que cumplió los 60 años de edad. Su jubilación, según las leyes de Seguridad Social, es conforme el trabajo que hizo como vendedor y no debido al aporte que le ha dado al béisbol en Nicaragua. Todos los trabajos que ha hecho después de jubilado fue por contratos, nada de planillas
Orlando quien desde 1958 perteneció a la Federación Nicaragüense de Béisbol, Feniba, trabajó muy cerca con Carlos García durante muchos años ya que se llevó bien con él. “Recorrí el mundo con Carlos García: China, Corea, Japón, Francia porque en los años 70, yo era entrenador de la selección nacional”.

Y a propósito del dirigente beisbolero Carlos García, nos contó Orlando, que está un poco mal de salud porque después que le practicaron una intervención quirúrgica en una de sus rodillas, al parecer la anestesia le provocó una afectación cerebral de la cual se recupera lentamente.

Muchos han escrito sobre O'Farrill

En los archivos del pelotero cubano encontramos un escrito de Tito Rondón quien escribió después que fueron inauguradas las luces del Estadio Nacional el sábado 16 de febrero de 1957, con el 5 Estellas enfrentando a las “Estrellas de Emilio Cabrera”, un grupo de jugadores profesionales cubanos, incluyendo a varios de las Grandes Ligas.

Camilo Pascual abrió por los cubanos, un estelar Grandes Ligas de los Senadores de Washington. Enrique Izquierdo, sustituyó a Andrés Fleitas en la expedición y fue el receptor. Panchón Herrera estaba en la inicial y Tony Ocampo, que se iba a quedar jugando en Nicaragua, reemplazó esa noche a Armando Ibáñez en la intermedia.

Más adelante, Rondón dijo que Camilo Pascual se embasó en la apertura del séptimo y corrió por él otro pitcher, el flaco René Valdez “Látigo” Gutiérrez. Con corredores en primera y segunda. Willy Miranda dio rola a tercera. Orlando O`Farrill levantó y pasó a segunda para el primer out y Argelio Córdoba dobló a primera para el segundo. El “Látigo” dobló tercera y se vino a home, pero el Momo le tiró a Kent Taylor en home para el primer triple play bajo las luces en nuestro paìs.

Peloteros ganaban más en tiempos de Somoza

Orlando quien se instaló en Nicaragua 23 años antes de que la dictadura de Somoza fuera derrocada, dice que durante ese régimen, los peloteros ganaban más.

Dice que actualmente un pelotero nicaragüense en el extranjero gana dos mil dólares mensuales y que en el país, 900 dólares con sus gastos. En los años 70 había peloteros que ganaban tres y hasta cuatro mil dólares mensuales.

“La ventaja que había en esos años, es que el general Somoza patrocinaba las ligas y daban medio millón de córdobas, cifra que era un platal, además que habían más reales con el asunto de la propaganda en el Estadio”, relata.

“Yo estuve con el León por tres años con Jiqui Moreno y tres otros tres años con Tony Castaño”, afirma. En 1971, lo buscó Carlos García, para que le entrenara la Selección Nacional para el torneo de la amistad donde Oscar Larios fue el Manager e Iván Ulloa el Coach. Dice que en 1971 fue a Cuba con la Selección Nacional. También viajó con la selección nicaragüense a Calí, Colombia a un Panamericano.

En 1974 “recibí Clínica de Béisbol en Spring Training en Dodger Town, como entrenador en el campo de entrenamiento de Los Dodgers de los Angeles. Estuvo acompañado de los también peloteros Pedro Selva y Mania Torres.

Formó parte de la primera estructura del Boer

Orlando formó parte de la primera estructura de los Indios del Boer en 1956 cuando fue la primera liga profesional. Los otros miembros fueron Julio César Torres Castillo (Bicicleta); Ramón Morales Campos (Catalino); Daniel Ortiz Urbina, Andrés Flores, Félix Delgado (El Zurdito); Eduardo López Cuarezma (Gallito).

También formaron parte del equipo David Jiménez Hernández; la señorita Katen Gell, la madrina; Guarimo Castillao; Wilfredo Arcia Trhyvoo (La Torres); Carlos Arguello (Pitin); Miguel Angel Lacayo (Tamacun); Artilio López Cuarezma (Manos de oro); Pedro Ballestero y Luis Muñoz.

Otros fueron Carlos Kattengell Martínez (Manager); Félix Sotelo Delgado (El Bachiller); Julio Duarte Jiménez (Tudor); Ernesto Chamorro Lugo (Pilin); Pedro Naranjo Díaz; José Angel Meléndez García (El Chino); Gustavo Moraga Mendoza (Sirrias) “Coahc”; Raúl Torres Castillo y Rolando Andre Olmos.

Conoció a su esposa en una clínica

Cuenta don Orlando que conoció a su esposa en la “Clínica Rodríguez” donde ella laboraba como enfermera. Ambos se miraron de frente y se “flecharon” para siempre. Cuando le hicimos esta pregunta al pelotero, tanto a él como a su señora, les provocó risas y cierto nerviosismo, lo que nos vino a demostrar que siguen tan enamorados como cuando se conocieron.

Vivió alquilando en varios puntos de la vieja Managua, por la empresa Vargas, Bello Horizonte. En los años 70, logró que el entonces Fausto Zelaya, presidente del Instituto Nicaragüense de la Vivienda (INVI) le autorizara la compra de la modesta casa donde reside, en las inmediaciones de la UPOLI. A Zelaya lo conoció cuando trabajó en la empresa All American Training que estaba a media cuadra del INVI, además porque Fausto participó en la serie de 1971.

En la documentación sobre el béisbol que Orlando tiene en su casa está un álbum de la Primera Liga Profesional donde aparecen las fotografías de cada uno de los peloteros. Los equipos eran el Boer, 5 Estrellas, San Fernando, León, Granada y el Flor de Caña.

Su historial antes de llegar a Nicaragua

Orlando comenzó a jugar béisbol en La Habana 1944. En 1945 participó en el Club de Amborisa, Liga Nacional de Béisbol Aficionado obrero. En el 44 debuta como profesional en la Liga Comercial Semi Pro con la Prelilerta. En 1946 fue a Merida, Yucatán a jugar en la Liga Peninsular y de ahí pasa a la Liga Petrolera en Veracruz en 1947.

En 1948 estuvo en la Liga Inter de la Provincia de Camaguey. “En 1950 cuando se inauguró en Cuba la Liga Internacional de Cuba, yo jugaba con Miami Giant. También jugué con Nasviller Star. En 1951 “jugué con Frotwein Indiana, era un club de blancos, pasando a la liga de color con Indianápolis Crom”. En 1953 pasó a jugar a Canadá con el Club India Herd Sarkachewan así como con el Noth Batleford entre 1954 y 1955.

Viviendo en Nicaragua en 1971 a 1974 fue Manager del Club Carazo y en 1975 del Boer en primera división. “Entrené a la selección nacional que fue a Honduras en 1974 donde fuimos campeones, el manager fue Delgadillo de Masaya. En 1972 fue al campeonato Harlen en Holanda y recorrió Centroamérica, Panamá, Italia y Francia.

Orlando es el caso de millares de jóvenes cubanos que sin ayuda alguna, se inician en el deporte. Sus primeros pasos en el béisbol los dio en los “piquetes” que se organizaban en el partue “trillo” en 1943.

Después participó en el “Team Nacional” en el campeonato juvenil de la DGD de 1944, ganando los honores de campeón bate con average de 308 y acumulador con 21 carreras.

ebarberena@elnuevodiario.com.ni