Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

La mayoría de nicaragüenses, este año, no están “estirando” su aguinaldo o decimotercer mes. Más bien lo están “orientando” para cubrir sus “necesidades” básicas. Aunque esas “necesidades” varían por segmento económico.

En un sondeo realizado por EL NUEVO DIARIO, en la capital, se comprobó que los trabajadores que recibieron un aguinaldo correspondiente a 2 mil córdobas y que son el único sostén familiar, lo están destinando para comprar comida, entre estas la navideña, ya que la cantidad “no da para más”.

Mientras los empleados, cuyo aguinaldo oscila entre los 3 mil y 7 mil córdobas, lo están distribuyendo entre la compra de comida, ropa y colegiatura. Aunque, si hay deudas, de por medio, intentan cubrirlas echando mano del salario correspondiente al mes de diciembre.

Saldar o abonar a deudas

Entre tanto el segmento de trabajadores que recibieron entre 8 mil y 15 mil córdobas en concepto de aguinaldo, aparte de comprar artículos personales y de apoyar la casa o la familia con la compra de electrodomésticos, en algunos casos, destinan hasta el 30 por ciento para saldar deudas. Sin embargo, si son solteros, ese porcentaje alcanza hasta el 50 por ciento.

En tanto, las personas cuyo aguinaldo supera los 16 mil córdobas, además de cancelar deudas y comprarse ropa, se dan otros lujos, como paseos fuera de la ciudad de origen o del país. También, ahorran pequeñas cantidades.

El experto en asuntos económicos, René Vallecillo, explica que no hay estudios ni estadísticas que indiquen cómo los nicas gastan su aguinaldo, que este año ascendió a 2,800 millones de córdobas y cubrió a casi 600 mil trabajadores.

Mujeres lo aprovechan mejor

“Pero por lo que se observa en Nicaragua, resalta el hecho del que gana poco recibe un aguinaldo que utiliza para medio comer, lo destina al núcleo familiar, el pobrecito ¡que va a ahorrar! Es coyol quebrado, coyol comido”, confirma.

Sin embargo, “el que medio gana puede apoyarse más y puede pagar ciertas deudas, pero tampoco ahorra. No obstante, el que gana bien, cerca o más de los 20 mil córdobas, es de otro nivel, está más desahogado, puede pagar deudas y ahorrar sin problemas”, destaca.

Vallecillo, sin embargo, advierte que en el caso las mujeres el aguinaldo se “aprovecha” mejor.

“Las mujeres son especiales, ellas destinan una parte para lo básico del hogar, para el consumo, y otra parte es intocable para ellas, ellas razonan el gasto centavo por centavo y guardan un poquito para el futuro, claro esto lo hacen siempre y cuando tienen un compañero que les mete el hombro (que también aportan dinero al hogar)”, apunta.

En cambio, “el hombre, generalmente, tiene un gasto más superfluo, menos razonado, eso sin duda lo vemos en el país”, reflexiona.

También para compras de temporada

El economista Adolfo Acevedo, en cualquiera de los casos, dice que a su juicio hay un buen porcentaje del decimotercer mes o pago “especial” que se destina para compras navideñas.

“No puedo decir qué porcentaje es porque no hay diagnósticos al respecto, pero casi siempre se da eso y se refleja en diciembre, aunque este año ese porcentaje será menor porque se han reducido las remesas, hay más desempleo y menos crédito de consumo, entre otras cosas”, expone.

Pero Acevedo no descarta que también el pago descrito se destine para salir de las préstamos o deudas y para ahorros, en cierta medida. “En 2009 se están aumentando, por ejemplo, los depósitos en dólares en el sistema financiero nacional, y eso es bueno ya que tienen más protección de su dinero, más seguridad para el futuro y ganan intereses”, resume.

Sea cual fuera el caso “lo importante es tener claro lo que se necesita y lo que se puede abarcar con el aguinaldo, hay que razonar el gasto, hay que razonar su distribución y no hacerlo a la pura bulla”, puntualiza Vallecillo.