Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Una ayuda memoria de la última reunión del gobierno con el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, realizada el 27 de noviembre pasado para dar paso a la reforma a la Ley de Equidad Fiscal, revela fundamentalmente dos cosas que afectarán más al pueblo nicaragüense.

La primera es que las dos comisiones que se reunieron olvidaron que las empresas exportadoras no podrán acreditarse el pago mínimo mensual del impuesto sobre la renta, IR, aplicado a los ingresos brutos a cuenta del incentivo fiscal del 1.5 por ciento sobre el valor FOB de las exportaciones.

El segundo tema que se deja ver en la ayuda memoria, es que a los nicaragüenses nos esperan una serie de variantes, que se incorporarán en el reglamento de la reforma a la Ley de Equidad Fiscal, encaminados a extender las imposiciones a los contribuyentes.

Al respecto de uno de los “olvidos”, el experto fiscal, doctor Julio Francisco Báez, afirma que después de siete años de ser aplicado, el incentivo fiscal vence el próximo seis de mayo de 2010, y es contra el cual podrían los exportadores haberse compensado el pago o adelanto mínimo mensual sobre el Impuesto de la Renta, de acuerdo con el artículo 9 de la reforma aprobada.

El incentivo fiscal del 1.5 por ciento sobre el valor FOB, sin flete ni seguro, fue aprobado en mayo de 2003, y vence en mayo de 2010, en tanto que el adelanto del mínimo mensual del uno por ciento sobre la renta comienza a aplicarse en enero próximo.

Loca carrera

Báez señala que por la loca carrera de una reforma sorda y ciega, a los negociadores se les olvidó considerar en el artículo 9 una prórroga de la vigencia del mencionado incentivo.

Según el artículo 9 de la aprobada Ley de Reformas a la Ley de Equidad Fiscal, el nuevo IR mínimo puede compensarse con créditos fiscales que mediante ley tengan a su favor la empresas. El pago del IR mínimo, consistente en el uno por ciento sobre los ingresos brutos, tendrá que ser enterado mensualmente por las empresas a partir de enero de 2010.

En la reunión entre el gobierno y el sector privado, los equipos acordaron que el pago mensual de pago mínimo definitivo del 1%, será el único anticipo mensual aplicable, y que sólo serán deducibles los créditos fiscales y tributarios de ley, como por ejemplo, el crédito por reintegro del 1.5% sobre exportación y los créditos en concepto de subsidio a la vivienda de interés social.

Se les “olvidó” prorrogarlo

Pero el olvido del final de la vigencia del incentivo en mayo, ¡es una pifia de las buenas!, señala el experto fiscal, lo cual “conllevará los primeros costos políticos del gobierno”.

En ese sentido, agrega que será imposible que los exportadores puedan compensar dicho beneficio contra el IR mínimo, incentivo que destaca, goza de aceptación en el marco de una política fiscal sensata, como un crédito fiscal que es y que no se equipara a las insanas exoneraciones sin justificación alguna que se otorgan a grupos de interés.

Por otra parte, el acuerdo destaca que no serán deducibles las retenciones a cuenta del IR por otros conceptos, sino hasta el momento de la liquidación y declaración de este impuesto, sin embargo, entre el inicio de la aplicación del pago mínimo aplicado a la renta y el final de la vigencia del incentivo a la exportación, sólo hay cuatro meses.

En la ayuda memoria de la reunión se acordó incorporar en el reglamento de la Reforma a la Ley las disposiciones sugeridas por el Cosep para aclarar el concepto de renta gravable, así como las referidas a las compañías de seguros, con el objetivo de reformar únicamente los elementos sustantivos atinentes al rendimiento de las medidas recaudatorias.