•  |
  •  |
  • END

El sacerdote Camilo José Díaz Acuña, rector del Santuario Mariano Arquidiocesano de “Nuestra Señora de Lourdes”, consideró ayer que es un “atropello a la dignidad humana” hacer que miles de personas se aglomeren en una prolongada y angustiosa espera para recibir como “gorra” de la Purísima del Gobierno, un poco de alimentos.

El rector Díaz Acuña consideró que las enormes filas de hombres, mujeres y niños, que incluso hicieron cambiar el rumbo del tránsito vehicular en los últimos días, son “un abuso con los pobres de Nicaragua”.

“Las personas se tienen que respetar”, manifestó el sacerdote, para quien la solución al hambre y la pobreza es la creación de fuentes de trabajo.

“Los hacen por necesidad”

Explicó que la devoción a la Virgen María va más allá de recibir la llamada “gorra” o “brindis” de la gritería de La Purísima, “pero la gente lo hace, al costo de aguantar todas las penurias de un día, porque hay necesidad”, aseguró el rector del Santuario.

Además, manifestó que en nuestro país hay mucha polarización que “mezcla las ideologías con lo religioso”.

También abusan de lo religioso

En ese sentido, dijo que “lo religioso no es una ideología, sino una experiencia de Dios en el corazón del hombre, es una correspondencia del hombre para con Dios, y no podemos mezclarlo con una ideología, porque las ideologías pasan, hoy pueden ser buenas mañana no, pero claro, hay mucha polarización”.

Según la opinión del sacerdote mariano, el gobierno se “aprovecha y abusa de la carencia que padece nuestro pueblo”, y para ello se apoya en lo religioso.

“Lo más adecuado, creo yo, es propiciar fuentes de empleo, porque si la gente tiene empleos pues no va pasar allí horas aguantando hambre, para recibir un paquete”, aseveró el clérigo.

Unica guerra: contra el hambre

Por otra parte, manifestó que la Virgen María nos pide en estas fechas la construcción de la paz, y la paz se sustenta en la justicia, si no hay justicia es una paz falsa, porque la justicia propicia la armonía entre los hombres, y la única guerra es contra el hambre.