José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

El Día Internacional contra la Corrupción, que se celebra a propuesta de las Naciones Unidas cada 9 de diciembre desde 2003, encontrará este año a Nicaragua sin un Plan Nacional contra la Corrupción, y con malos índices de transparencia en el uso de los fondos públicos.

Así lo señaló Roberto Courtney, Director Ejecutivo de Ética y Transparencia, capítulo nacional del organismo internacional Transparencia Internacional.

De acuerdo con Courtney, si bien la actual Administración maneja un discurso oficial de “Tolerancia Cero” a la corrupción, el presidente Daniel Ortega no ha presentado el Plan Nacional de Estrategias de Lucha contra la Corrupción desde su ascenso al poder en enero de 2007.

Por el contrario, según el funcionario del organismo de observación nacional, las denuncias de malas prácticas en la administración pública se han disparado bajo la actual Administración, de manera similar a los procesos de corrupción de los anteriores gobiernos de administraciones neoliberales.

Llamado a la reflexión

Courtney precisó que las denuncias de corrupción en el actual gobierno radican en el uso indiscriminado de las exclusiones de procedimientos, que las instituciones del Estado usan para evitar las contrataciones y compras por licitaciones públicas.

Ese ejercicio, a juicio del experto en transparencia, históricamente ha provocado el abuso, el tráfico de influencia y el cobro de coimas en el sector público.

Courtney, además, señaló que otras malas prácticas y hechos de corrupción se denuncian en la actual Administración, como el uso confidencial de los fondos de los convenios petroleros con Venezuela, el gasto de los fondos estatales dirigidos a la lucha contra la pobreza, y la modalidad de corrupción por abuso de poder, cuando se emplean bienes y recursos públicos para eventos y actos políticos del partido de gobierno.

“Nosotros hacemos un llamado a la actual Administración y a todas las instituciones del Estado --públicas y privadas-- a contribuir al desarrollo de este país mediante la prácticas transparentes de sus ejercicios comerciales, políticos y sociales, a fin de erradicar la corrupción que nos tiene sumidos en la pobreza”, dijo el director de Ética y Transparencia.

“Tarea diaria”, dice Estrada

Para el Procurador General de la República, Hernán Estrada, la gestión del presidente Ortega contra la corrupción no es asunto de fechas internacionales, sino “tareas de todos los días”.

El notario del Estado había anunciado en noviembre pasado, durante la presentación del Diagnóstico de la Corrupción en Nicaragua, que financió el Fondo Conjunto de Donantes para la Anticorrupción, que el presidente Ortega estaría presentando en esos días la Estrategia Nacional de Lucha contra la Corrupción, pero no lo hizo.

Estrada señaló que ha existido un atraso en la elaboración del plan nacional, pero que el mismo avanza y será presentado próximamente.

“Lo va a presentar en breve, es un tema de calendarización y programación de su agenda, pero está planificado”, dijo Estrada ayer.

“Ha sufrido algunas modificaciones la agenda, por razones de que uno u otro miembro no ha estado presente, y por las naturalezas mismas de la agenda social del presidente, pero sí se va avanzando y es de alta prioridad”, explicó el procurador.

“Para nosotros, todos los días son de lucha contra la corrupción. Yo espero que antes de fin de año lo podamos presentar al pueblo y a las instituciones”, ofreció Estrada.

En la lista roja

El 31 de octubre de 2003, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 9 de diciembre como Día Internacional contra la Corrupción.

Esta decisión se tomó con la finalidad de aumentar la sensibilización a las naciones respecto a la corrupción, así como para poner en agenda el papel que puede desempeñar la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción para combatirla y prevenirla.

Nicaragua firmó ese año la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, y se comprometió a establecer políticas públicas claras de lucha contra las malas prácticas en las instituciones públicas.

Este año tres estudios, dos nacionales y uno internacional, resaltaron que políticas de corrupción en las instituciones públicas siguen vigentes.

El Índice de Percepción de Corrupción 2009, de Transparencia Internacional, volvió a colocar a Nicaragua entre los países más corruptos de América Latina, con una calificación de 2.5 (de una escala de 0 a 10, donde 0 equivale a total corrupción y 10 a inexistencia de corrupción).