•  |
  •  |
  • END

Las expectativas de los comerciantes de mejorar la venta de productos tradicionales que integran la “Gorra” de La Gritería se cumplió “a medias”, debido a que la gente que asistió a los mercados compró menos que el año anterior, como consecuencia de la crisis económica, la falta de promoción de políticas de empleos dignos por parte del gobierno, y porque “ahora hay más evangélicos que antes”, según señalaron algunos vendedores entrevistados por este rotativo.

Silvia Zavala, vendedora de dulces del Mayoreo, expresó que la gente ahora no sólo se fija en que los productos sean tradicionales, sino también en que no sean tan caros, y por eso aseguró que los costos de los precios son módicos: “Los 100 gofios los estamos dando a 150 córdobas, las 100 matracas a 150 córdobas, pero aun así parece que cada año hay menos católicos y más evangélicos”.

Pero a doña María Aguiluz, quien también vende dulces tradicionales en el mercado “Roberto Huembes”, le dan ventaja sus 23 años de vender en ese centro: los clientes fijos. “A mí me fue muy bien gracias a Dios, vendimos bolsitas de purísimas, gofios, cajeta de leche, caramelito rayado, la lecheburra y todos los productos tradicionales”.

Las flores

Juana López y Carmen Gaitán vendieron flores a quienes celebraron La Gritería este lunes, y aunque ambas son de Masaya, la primera vendía en el mercado Mayoreo, mientras doña Carmen en el mercado “Roberto Huembes”. Madroño, pascuas, pastor, son algunas de las flores que más demanda tienen, cuyos costos, aseguran, se mantuvieron estables en relación con el año anterior.

“La gente ha venido a comprar, aunque menos que el año pasado, y eso que los precios no han subido”, dijo doña Juana, quien comentó, al igual que doña Carmen, que los precios de las pascuas oscilaban entre los 18 y 20 córdobas la docena, y la rama de madroño la vendían desde los cinco hasta los 40 córdobas, dependiendo del tamaño.

Gloria Membreño, también vendedora de flores en el mercado “Iván Montenegro”, comentó que el amor de los nicaragüenses a la virgen es tan fuerte, que lo han demostrado, pues aún con la crisis rebuscan para celebrar La Gritería.

Las naranjas y productos plásticos

A Verónica Hernández, vendedora de naranjas del mercado Mayoreo, le fue “bastante bien”. “Estamos dando a 70 córdobas las 100 naranjas y hemos vendido hasta las 10 de la mañana unas mil 500; pero el año pasado estuvo mejor que este año, tal vez ahora está ralo por la crisis económica y la falta de empleo en este país”, dijo.

Por su parte, María Gabriela Gutiérrez refirió que han observado que ahora la gente está llegando a comprar productos plásticos más baratos y en menores cantidades. “Antes se vendían hasta 500 panas de un solo, y ahora no, lo que estamos vendiendo es por docenas: vasos y panitas que tienen el emblema de la virgen”, contó la vendedora.

La falta de una política de empleo digno y la celebración de la Purísima también se convierten una oportunidad para conseguir dinero para la Navidad, y por eso, Mario Campos decidió invertir 300 córdobas en comprar 40 CD con música mariana, para venderlos a 20 córdobas cada uno y ganarse 100 córdobas por la inversión. “Espero que sea para mientras encuentro un trabajo (digno)”, comentó Campo.

Venta de pólvora

Pero las bajas ventas no se limitan a los productos tradicionales que integran la Gorra de La Gritería ni a las flores, sino también a los productos pirotécnicos que le dan alegría a la celebración de La Purísima.

José Rafael y Heyling Rodríguez venden pólvora en el puesto de venta ubicado contiguo al barrio Waspam Sur, sobre la pista al Mayoreo. Ayer se quejaban de que las ventas han estado bajas, y se mostraron preocupados, pues dicen que el dinero con el que trabajan es prestado, y si no venden tendrán dificultades para honrar sus deudas.

Carlos Guerrero e Iván Duarte, vendedores de productos pirotécnicos del puesto ubicado al costado oeste de la pista El Dorado, dicen que las ventas han bajado, pero aun así están vendiendo lo suficiente para saldar sus deudas, y esas expectativas aumentan a medida que se acercan las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

A diferencia de los dos puestos anteriores, Francisco Díaz y Carlos Duarte, también vendedores de pólvora ubicados cerca del mercado Mayoreo, afirmaron que este año se ha visto una mejoría en las ventas. “Ahora se ha vendido más que el año pasado, sobre todo las cargas cerradas y los cohetes que son los que más busca la gente para quemar en las celebración de la Purísima”, aseveró Díaz.