•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

La tarde de este sábado en las instalaciones del Centro de Convenciones Cristiano La Roca, en la ciudad de Jinotepe, Carazo, se realizó la primera graduación de la Universidad Nicaragüenses de Estudios Humanístico (UNEH), donde se lograron consagrar los sueños de cien jóvenes, que saldrán a practicar lo aprendido en las aulas de esta casa de estudios superiores a los diferentes puntos del país.

El doctor Fanor Avendaño, Rector de la Universidad, expresó a END que “esta graduación se dedicó a Dios, a la perseverancia y el ahínco de los estudiantes y de los docentes.

Con esta actividad entregamos a la nación nuevos profesionales, hombres y mujeres, licenciados en administración de empresas, banca y finanzas, contabilidad, derecho, periodismo, psicología, turismo e ingeniería. Todos compartirán una nueva misión para el desarrollo integral de nuestro país, y en la lucha por el consenso para salir de la extrema pobreza”, aseveró el educador Avendaño.

Bajos aranceles de cursos

“Somos la primera Alma Máter en Nicaragua que cobramos menos de 400 dólares para egresar de la UNEH, asumiendo compromisos humanísticos y sociales, donde los profesionales actuarán en las políticas públicas en beneficios del país, combatiendo la exclusión y luchando por la libertad y la democracia, respetando la Constitución Política”, aseveró el doctor Avendaño.

La joven Shary Auxiliadora Mojica Valdés, egresada de la carrera de administración de empresas, manifestó ante los graduandos: “Hemos aprendidos de nuestros profesores a amar la profesión que cada uno escogió con el propósito de ser los protagonistas de los cambios que necesita Nicaragua, conjugando los conocimientos adquiridos además de los valores, calidad humana y dedicación de superación, para vencer los retos venideros en nuestra vida profesional”.

Finalmente, la ingeniera Jamilet Alguera, directora académica de la sede, manifestó ante los presentes que “seguiremos poniendo en práctica la misión de la UNEH, que es brindar educación superior a la comunidad con principios cristianos y aranceles que cualquier ciudadano puede pagar”.