•  |
  •  |
  • END

La hija menor de la asesinada Viola Rebeca Archibold, Julissa Guevara Archibold, de 37 años, salió en defensa de su esposo, Erick Luna, de 30, luego de que su hermano Federico Wilson Archibold, de 41 años, asegurara que uno de los supuestos asesinos de su mamá le confiara en la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, que su cuñado había ofrecido pagar 500 dólares para robar en la vivienda de la víctima.

Wilson aseveró que cuando confrontó en la DAJ a Miguel Ángelo Pérez, éste le dijo que el yerno de doña Viola y esposo de Julissa, Erick Luna, es la persona que les había ofrecido 500 dólares para realizar el robo a lo interno de la vivienda.

“No fue eso lo que dijo él (Pérez), lo que dijo fue que Federico es el que había ofrecido el dinero, y que Federico era amigo de (Ramón) Bency (el otro detenido); él está tratando de inculparnos a nosotros por todo esto, no sé por qué, porque él dejó aquí (en la casa de su mamá) un montón de deudas, y nosotros hemos estado buscando cómo hacer arreglos de pago”, afirmó Guevara.

Niega haber herido a su mamá

El hermano de Julissa relató que, en 2000, ella dominada por el enojo por una decisión de su mamá, le hirió uno de los brazos a su progenitora con un cuchillo, por lo que él fue a interponer la denuncia en la Policía del Distrito Seis, pero en el lugar le dijeron que la acusación debía de interponerla la afectada.

“En ningún momento he herido a mi mamá, peleamos, discutimos, y fue eso hace como más de 10 años, y no creo que haya alguien que no haya peleado o discutido con su mamá. Yo me sentía muy controlada por ella, pero yo no la he herido, sólo discutimos verbalmente y no de golpes”, dijo Julissa.

Wilson y su esposa, Karla Montiel, dejaron entrever que Julissa ha mostrado un claro interés en poseer la vivienda que dejó doña Viola. Aunque actualmente ella habita en la propiedad, niega que su intención fuera adueñarse de la casa.

“Yo no estoy peleando por derechos de nada, porque si yo hubiera peleado por derechos, yo me hubiera quedado en esa casa. Mirá, todo esto se trata de que como yo lo denuncié, entonces él está tratando de librarse de todo eso; porque mi mamá a mí me dijo: ‘Mirá, yo no confío en ellos (en Federico y su esposa), roté los candados’”, indicó Julissa.

¿El prófugo se hizo pasar por Federico?

Wilson dijo que una tercera persona se habría hecho pasar por él, con el fin de perjudicarlo, y es ésta quien se habría entendido con los detenidos. Consideró que el hondureño y prófugo de la justicia, Ignacio Godoy Thomas, puede ser la persona que usurpó su identidad.

“Este tercer individuo, que anda suelto, es que está libre y es el eslabón perdido de esta investigación, es el que se hace pasar por Federico Ricardo Wilson, y de seguro sólo ve las noticias tranquilamente y cómo se llevan a cabo las investigaciones; hay alguien aquí que se está saliendo con la suya, y yo le pido a Jehová Dios que les dé perspicacia y sabiduría, así como discernimiento, que puedan esclarecer este crimen y que no quede impune”, exhortó Wilson.

DAJ: “Son compinches”

El hijo de doña Viola dijo que Bency, en la DAJ, aseguró que sólo había podido ver a Federico de espaldas en el sector de una panadería de la Carretera Norte, cuando éste se subió a un vehículo negro. Agregó que los detenidos le dijeron que ellos sabían que la fallecida tenía en su poder 50 mil dólares, con lo que instalaría una panadería, pero que no le especificaron quién les habría dado esa información, la cual era errónea.

El subcomisionado Félix Villarreal, jefe del Departamento de Delitos Especiales de la DAJ, al ser consultado sobre una tercera persona que habría usurpado la identidad de Federico, aseveró que “son compinches los tres (los dos detenidos y el prófugo), y el que huyó no se ha hecho pasar por Federico”, aclaró.