•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, que temen ser despedidos, realizaron esta mañana una protesta en la que demandaron un arreglo con la presidenta de la institución Ruth Selma Herrera. Los empleados hicieron uso de los acostumbrados morteros y quemaron llantas en las instalaciones centrales de la aguadora.

El líder sindical Alejandro Padro aseguró que los trabajadores mantendrán tomada estas oficinas hasta que Herrera llegue a acuerdos con ellos, mientras tanto las cuadrillas no realizarán las operaciones acostumbradas en la capital.

Padro manifestó que “en julio el presidente Ortega, autorizó a Herrera la creación de una nueva empresa, Emprosa, la cual ha generado una inestabilidad en más de 250 empleados de la aguadora que ya se ven en el desempleo”. El sindicalista señaló que la presidenta de Enacal mandó de vacaciones al personal que supuestamente sería despedido y que ahora que se están reincorporando los están obligando a pasarse a la nueva empresa, la cual no les reconoce algunos beneficios como antigüedad y horas extras.

Que se baje el salario
Los trabajadores también solicitan que Herrera se baje el salario, ya que el presidente anterior ganaba 97 mil córdobas, y ella 87 mil 300, además de cinco mil 700 córdobas, que hacen un sueldo de 93 mil córdobas, lo que tiene en crisis a la institución.

Las instalaciones de Enacal estaban siendo resguardas por la Policía Nacional, ya que temían que los trabajadores paralicen las operaciones de la aguadora nacional.