Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, aseguró que los 20 millones de dólares que prestó el fondo ALBA para “congelar” hasta abril próximo la tarifa de energía eléctrica, no se pagarán sino “hasta que entre la generación de los proyectos de energía renovable, es decir, en unos seis años”.

Rappaccioli explicó que ese dinero lo anunció el presidente Daniel Ortega como un préstamo de los fondos ALBA, y ahora está sirviendo para evitar alzas de tarifa hasta abril de 2010. Sin embargo, dejó claro que el gobierno todavía no ha decidido si recuperará esa suma o la entregará como una donación a los nicaragüenses.

Refirió que antes de revisar el pago de ese monto, el gobierno quiere evaluar las utilidades que dejaría a favor de la tarifa, la construcción y generación de varios proyectos de energía renovable programados para los próximos seis años, como San Jacinto Tizate, Tumarín, Larreynaga, Ye-yé, Hidropantasma y otros.

Explicó que estas plantas vendrían a entregar energía que reemplazaría la generada a base de petróleo (la cual es más barata), pero la tarifa no bajaría, y esa diferencia de dinero logrado es la que se pretende evaluar, para saber si se recuperarán los 20 millones de dólares o no.

¿Tampoco habrá alza en mayo?

“Hasta entonces se verá si se recupera ese dinero o no… O sea que no hablemos de esa deuda”, apuntó Rappaccioli, quien aseguró que en mayo no se pretende aplicar un alza de tarifas por esta razón.

“¿En mayo? ¿Qué pasará? Nada… en lo absoluto. Vamos a esperar hasta que entren los proyectos con recursos renovables, de tal manera de que vos tengas una situación tal, al reducir la dependencia del petróleo para generar, que podás mantener por seis meses o por un año la misma tarifa o no bajarla mucho, y usar esos fondos para restituir los que se están usando ahorita”, estimó el ministro.

“Cuando esos proyectos entren y reduzcan la dependencia del petróleo prácticamente a cero, hasta entonces vamos a revisar”, reiteró el funcionario, aunque esta vez hasta consideró: “O bien, se toma la decisión de olvidarnos de eso para toda la vida”.

El ministro de Energía brindó esas declaraciones durante la firma de un crédito por 77 millones de dólares entre Polaris Energy Nicaragua (Pensa) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para ampliar la producción de energía geotérmica en 36 megavatios.

El pasado 10 de diciembre, Mariela Cerrato, Secretaria del Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, dijo que esa deuda sería cancelada por los usuarios mediante alzas de tarifa en 2010.

Según los registros del INE, hasta noviembre de 2009 se reportan 17 millones 62 mil 426 dólares como concepto de desvíos o rezagos tarifarios a favor de Disnorte y de Dissur durante este período, lo que se tendrá que pagar echando mano del préstamo.