•   GUATEMALA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Un abogado guatemalteco que acusó al presidente Álvaro Colom de su asesinato en un video aparecido en forma póstuma, planificó su propia muerte, concluyó este martes la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente creado por la ONU, tras investigar el caso.

Los investigadores determinaron que el abogado pidió a familiares de su ex esposa que contrataran a sicarios para asesinar a un supuesto extorsionador, pero el blanco que les dio era él mismo, explicó el jefe de la Cicig, el jurista español Carlos Castresana, en rueda de prensa.

“En conclusión (el abogado) Rodrigo Rosenberg planificó su muerte, por alguna razón buscó poner fin a su vida”, afirmó Castresana.

Los investigadores de la Cicig llegaron a esta conclusión luego de analizar miles de llamadas telefónicas de Rosenberg y sus allegados y de otras indagaciones, agregó.

El homicidio de Rosenberg, el 10 de mayo de 2009, y la difusión del video en que inculpaba al presidente, causaron una gran crisis política en Guatemala. Dirigentes opositores y miles de guatemaltecos se manifestaron por las calles exigiendo la renuncia de Colom.

Los primos de su ex esposa

La Cicig y la Fiscalía acusaron como autores intelectuales del crimen a dos empresarios farmacéuticos, primos de la ex esposa del abogado, los hermanos José Ramón y José Estuardo Valdés Paiz, quienes están prófugos.

Los hermanos Valdés Paiz contrataron a los sicarios, varios de ellos policías, por petición de Rosenberg, sin saber que la víctima era él mismo, dijo Castresana.

Colom, que siempre negó responsabilidad en el crimen, declaró poco antes del anuncio de Castrenasa que esperaba que el caso sea totalmente esclarecido.

“Espero que la Cicig resuelva esto pronto, porque causó una serie de problemas en inversiones, empleos, imagen”, dijo el gobernante al diario Prensa Libre.

“Fue un ‘megadaño’ y se debe resolver judicialmente. Fue una infamia que no sé en dónde tuvo su origen, pero mi credibilidad aguantó la crisis. Creo que esto no debe volver a ocurrir”, agregó Colom.

Castresana detalló que Rosenberg planificó todo para ser asesinado, pues le pidió a su chofer y guardaespaldas comprar dos teléfonos celulares que utilizó para enviarse amenazas a sí mismo y para informar a los sicarios la ruta que él utilizaría el día del crimen.