•  |
  •  |
  • END

Miguel Roldán Hernández, un ciudadano español, es el nombre del único tripulante del velero cuyo paradero en el Mar Caribe se desconoce. La nave, que zarpó de Corn Island, es la segunda en reportarse desaparecida a causa de los fuertes vientos que azotan el país desde el 9 de enero, cuando se informó del naufragio de una embarcación frente a las costas de Jiquilillo, en el Pacífico, donde murió un joven pescador.

Otro muchacho, José Alfonso Colomer, pereció a una milla de Puerto Cabezas, al caerse de su cayuco al mar, debido al mal tiempo, con lo que suman dos víctimas fatales y un desaparecido, a pesar de que el informe oficial del Sinapred no incluye ninguna víctima ni tampoco refiere nada de daños materiales.

Para la entidad, no hay reportes de personas afectadas a causa de la incidencia de los fuertes vientos, aunque sí señalaron que se han presentado algunos incendios menores atendidos por los bomberos, según dijo el director de Preparación para la Respuesta del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención a Desastres, Sinapred, José Luis Pérez.

“Todavía no hay un reporte específico de daños, lo que sí es que la Secretaría está emitiendo unas recomendaciones básicas producto de los fuertes vientos… se han reportado algunos incendios menores”, afirmó Pérez.

Los meteorólogos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, pronosticaron que hoy todo regresaría a la normalidad, debido a que el anticiclón que está generando los vientos se habría debilitado. Mientras, el traslado en barco hacia al Isla de Ometepe está suspendido y una embarcación en Bluefields se ha perdido.

Desaparece español con su velero

La tarde del pasado domingo desapareció en aguas del Mar Caribe el ciudadano español Miguel Roldán Hernández, cuando se trasladaba en su velero “Travieso”, de un sitio a otro en Corn Island, para protegerlo de los fuertes vientos y de las marejadas.

La novia de Roldán, Sonia Soza, informó que éste zarpó a las tres de la tarde del muelle municipal hacia el lugar conocido como South Teen, y que al parecer falló la máquina de la embarcación y no pudo hacer uso de la vela por los fuertes vientos que azotaban la zona.

El jefe de la Defensa Civil de la Región Autónoma del Atlántico Sur, teniente coronel Reinaldo Carrión, informó que los barcos pesqueros Lucky número II y el Pacific Bay, recibieron en sus aparatos de radio llamados de S.O.S., del velero “Travieso”, pero después se perdió la señal, y hasta ayer no habían dado con el paradero de Roldán.

Sin luz en Jinotega

José David López, Director de Enlace para Desastres y Gestión Ambiental del Ministerio de Gobernación, no cuenta con reportes de personas lesionadas a causa de la incidencia de los vientos, pero dijo que el departamento de Jinotega ya lleva dos días sin el servicio de energía eléctrica.

León en calma

El teniente Bayardo López, de la Dirección General de Bomberos de León, dijo que en este departamento no se han registrado incidentes que lamentar por las rachas de vientos, y que están coordinando acciones con Unión Fenosa para evitar accidentes con el tendido eléctrico.

“Ellos (Unión Fenosa) hacen poda en los árboles cuyas ramas afectan el tendido eléctrico. Recomendamos a la población que si ven un cable roto que no lo agarren, que lo dejen donde está, y que llamen a las autoridades pertinentes”, señaló López.

Las autoridades recomiendan a la población en general que evite la quema de monte, ya que por la presencia de los fuertes vientos ésta puede llegar a ser incontrolable. Los pobladores deben evitar colocarse bajo el tendido eléctrico y bajo árboles muy grandes que puedan ser derribados por el viento.

A los conductores se les recomienda que cuando atraviesen caminos de tierra, lo hagan con poca velocidad, para evitar polvaredas que obstaculicen la visibilidad a otros conductores, y así evitar accidentes de tránsito. Las declaraciones las dieron los funcionarios en el primer curso para el diseño de simulaciones y simulacros, que tiene como objetivo proporcionar conocimientos y herramientas para diseñar y realizar ejercicios teóricos y prácticos.

Pescadores caraceños angustiados

Unos 300 pescadores, que a diario se apostan en sus lanchas en la costas de Casares, están preocupados, pues la pesca de langostas, camarones y pargo rojo, entre otras especies, ha disminuido en los últimos días.

“Actualmente producimos apenas unas 50 libras de pescado, cuando en años anteriores pescábamos hasta tres quintales”, expresó a EL NUEVO DIARIO Cristian Antonio Acevedo, quien se dedica a esta actividad desde hace 30 años al lado de sus vástagos.

“Quizá los fuertes vientos que se han dado en estos últimos días ahuyenta a las especies mar adentro, por lo que es una odisea sacar el producto, además de poner en peligro nuestras vidas”, se lamentó Acevedo.

Las Minas sin incidentes

En tanto, en “Las Minas” --municipios de Siuna, de Rosita y de Bonanza--, en el Caribe Norte de nuestro país, sus autoridades aseguran que no se registraron hechos lamentables a causa de los vientos, y algunas familias dicen que sólo han perdido sus techos de palmas.

Sin embargo, este fenómeno climático está afectando la salud de las personas, principalmente de los niños, que están atiborrando los centros de salud de la zona, donde son atendidos por enfermedades respiratorias.