•  |
  •  |
  • END

El ministro de Educación, Miguel De Castilla, lanzó ayer oficialmente la campaña para la matrícula del nuevo año lectivo 2010, que se realizará del 19 al 28 enero.

Según De Castilla, no existe un número exacto para calcular la cifra de la matrícula escolar para este año. “Esa variable no la tenés en tus manos… estamos aspirando al cielo y no al piso”.

“La realidad es que todas y todos deberían estar en las aulas. Ahora no hay ningún obstáculo para no matricularse. No hay necesidad de uniformes, de partidas de nacimiento, mucho menos si la población es discapacitada. Toda la población de tres a 65 años tiene la oportunidad de estudiar en el nuevo sistema educativo escolar”, anunció el ministro.

Sin embargo, dijo que el factor pobreza genera un impacto en la educación, y que los municipios más pobres del país son los que registran una menor cantidad de inscritos para asistir a la escuela.

“El problema más grande en la educación de este país está en las zonas rurales; tenemos muchas escuelas que no llegan ni a cuarto grado, así como sus maestros, que no están graduados. Hay muchas escuelas dispersas y la población se mueve mucho, emigran a Costa Rica o se vienen para Managua”, indicó el ministro.

Los multigrados

“Las escuelas multigrados aparecían como iguales a las regulares de las ciudades. Nadie las veía como unidocentes, es decir, que un profesor atiende seis grados a la vez; estaban juntas e invisibles”, explicó De Castilla.

“Las estadísticas escolares sumaban a los estudiantes del ‘Benjamín Zeledón’ con los estudiantes de las escuelas rurales de multigrado de El Almendro; es una cuestión irrazonable e injusta”, agregó.

Además, en el caso de las escuelas de primaria multigrado, el maestro es empírico y no está capacitado ni para atender a un grado, por lo que la calidad de la educación en estas aulas es muy demeritada.

Incluyen a discapacitados

Por otro lado, David López Ordóñez, presidente de la Federación de Coordinadora Nicaragüense de Organismos por la Rehabilitación e Integración (Feconori), dijo sentirse satisfecho, pues desde hace varios años vienen luchando para ser incluidos en los distintos modelos de desarrollo dentro de la sociedad nicaragüense.

“Las personas con discapacidad en cuanto a cobertura educativa, históricamente hemos sido los excluidos de los excluidos”, comentó López.

“Sólo en Managua, más de 70 niños con discapacidad fueron rechazados de las aulas, esa situación se la hicimos saber al titular de Educación, y con el Mined hemos venido trabajando en una campaña de concienciación tanto en las familias como en toda la comunidad educativa, para que los niños con discapacidad sean aceptados en los salones de clases y sean vistos como un alumno más y no como alguien raro”, expresó.