Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Tal como lo informó EL NUEVO DIARIO a finales del año pasado, Televisora Nicaragüense S.A., Telenica Canal 8, fue adquirida por la orteguista sociedad ALBA de Nicaragua, Albanisa, que ya ha comenzado a través de sus personeros, a negociar con algunos periodistas la dirección del área noticiosa del medio de comunicación, así como nuevos programas que no trastornen su actual programación.

Esto, según diversas fuentes, porque la visión de la primera dama, Rosario Murillo, es que Canal 8 no sea un medio oficialista como Canal 4, sino de comunicación, que tenga audiencia, y por medio de la cual, se divulguen los logros del gobierno, sin que parezca propaganda, sino como información general, con la condición de que no existan críticas a la actual administración.

La venta del medio fue confirmada ayer vía correo electrónico por quien hasta hace un mes era el propietario, Carlos Briceño Lovo, que se negó a revelar la identidad de los compradores. El periodista Carlos Fernando Chamorro dijo ayer que no existe duda de que un grupo económico afín al gobierno fue quien adquirió la televisora.

Contactan periodistas

Uno de los primeros contactados por las nuevas autoridades del Canal 8, fue el ex director de noticias y ex presentador de ese medio, Erving Vega, para que retome el mando en el programa que dirigía hasta hace unos meses, antes de salir del medio por diferencias con Briceño.

“Efectivamente hubo una reunión (con las nuevas autoridades)… no se ha llegado a ningún arreglo, pero sí me han buscado para dirigir el programa 24 Horas, y vamos a ver qué pasa”, dijo Vega al ser consultado telefónicamente.

¿Son representantes del gobierno quienes te buscaron?, consultamos a Vega, y dijo: “No puedo brindar mayores detalles de una reunión que se produjo, sólo te digo que me han buscado y estamos a la espera de llegar a un acuerdo. No soy el más indicado para decirte las cosas que me preguntás, y es todo lo que puedo decir”.

Diversos periodistas han sido llamados de oficinas del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, ofreciéndoles trabajo en Canal 8 y nuevos espacios para la realización de programas, que vayan de acuerdo con la visión de la primera dama.

Sacar a Carlos Fernando

Con la compra del Canal 8, el gobierno logrará uno de los principales objetivos de la transacción, que es sacar del aire al periodista Carlos Fernando Chamorro, quien a través de sus dos programas “Esta Noche” (diario) y “Esta Semana” (semanal), ha hecho duras críticas a la Administración de Ortega y ha revelado casos de corrupción, como la extorsión del caso Tola, entre otros.

Lo que escribió Briceño

“Puedo confirmar que, después de varios meses de negociaciones, que una importante participación accionaria de Televisora Nicaragüense S.A. (Telenica Canal 8) esta siendo adquirida por nuevos socios, que por razones de confidencialidad sus nombres y razones sociales, contractualmente no pueden ser divulgados”, escribió Briceño Lovo ayer en un correo electrónico.

¿Huyendo a los impuestos?

“El monto de la transacción no anda ni remotamente por las cifras que algunos medios de comunicación han sugerido, sino que es considerablemente más baja, considerando que Telenica acarreaba deudas importantes con bancos nacionales y extranjeros, así como deudas con entidades gubernamentales”, indicó en su correo Briceño.

Telenica le debía una enorme cantidad de dinero al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, así como demandas laborales de ex empleados y demandas como la que ha impulsado el empresario Erwin González Bendaña, quien demandó a Briceño Lovo por supuestos chantajes y presiones en su contra, alrededor de una serie de inversiones en la firma Pacific Marlin, y el político José Venancio Berríos, quien lo querelló por daños morales y económicos, y hasta intentó dos embargos que al final no prosperaron.

Berríos dijo ayer que independientemente de que Briceño haya vendido la televisora a terceras personas, continuará con su demanda.

El cuento de la estabilidad laboral

Briceño, por medio de su correo, aseguró que “los nuevos accionistas han prometido a la audiencia nacional de Telenica una programación dinámica y variada, y estabilidad laboral a los profesionales de la comunicación que laboran en la televisora”.

Trabajadores de la televisora indicaron que “hasta el momento nadie nos ha dicho nada de estabilidad laboral, lo único que sabemos es lo que se ha dicho en los otros medios, pero vamos a esperar en Dios que así sea, porque nosotros no trabajamos por política, somos periodistas, camarógrafos, productores y empleados, simplemente empleados”.

Las nuevas autoridades estarán de lleno en Canal 8 a partir del 25 de enero, y quién será su director general, es algo que el orteguismo mantiene en secreto.

Carlos Fernando: Pierde Nicaragua

El periodista Carlos Fernando Chamorro reaccionó ayer a la confirmación de Briceño, señalando que todo hace indicar que fue el orteguismo a través de Albanisa, quien se hizo con la televisora, pues si fuera cualquiera de los actuales dueños de medios audiovisuales, saldrían al frente a hablar de la transacción.

“Si el capital de los nuevos adquirentes de Telenica no proviene de una empresa televisiva, sino que mas bien es una entidad política, o los intereses del Presidente de la República disfrazado como entidad privada… entonces se trata de una situación diferente, que podría tener repercusiones muy negativas y preocupantes, no sólo para Esta Noche y Esta Semana, sino para el clima de libertad de prensa en el país”, señaló Chamorro.

“Esa versión (que Albanisa compró) que al parecer es la única, porque no hay otra, debería ser confirmada o desmentida por el vendedor de Telenica y por sus nuevos compradores”, consideró el periodista.

Orteguismo no conoce tolerancia

Recordó que él hizo un contrato con Briceño y Telenica, como canal independiente, cuya misión era promover el periodismo profesional. “Al desaparecer esta entidad y ser sustituida por otra, que en última instancia, estaría controlada por el señor Ortega y su grupo político-empresarial, por la vía de la fuerza se estarían anulando las condiciones de autonomía profesional que permitieron nuestra asociación”.

Esto, porque para Carlos Fernando, el récord que tiene Ortega “no ha sido de tolerancia a la libertad de expresión, sino todo lo contrario… de hostigamiento, intimidación, secretismo, y toda clase de agresiones contra los periodistas”.

“De manera que el gran perdedor no seríamos sólo los periodistas que hacemos este programa y nuestra audiencia, sino todo el pueblo de Nicaragua, que durante décadas ha luchado porque haya espacios de libertad y crítica al poder en los medios de comunicación”, sostuvo.

Mientras tanto, dijo que mantendrá el compromiso con el público de hacer sus programas con su mismo estándar de calidad e independencia, hasta cuando sea posible en Canal 8 “o en otro canal que esté dispuesto a respetar nuestros principios profesionales e independencia editorial”.