Carlos Larios
  •  |
  •  |

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, afirmó que en algunos momentos, antes de la administración dirigida por el ex jefe de esta institución, general en retiro Javier Carrión McDonough, ha habido fugas de armamentos en ese cuerpo militar, los cuales han dejado de ocurrir.

“En algunos momentos hace muchos años sí existieron, cuando aquí había muchos problemas, pero de cierto tiempo para acá --yo creo que desde la comandancia pasada-- ya aquí no ha habido. Hay mucho celo, mucho vigor, mucho trabajo alrededor del resguardo, no solamente desde el hecho de que se pueda confundir un arma o alguna munición, sino que desde el punto de vista que se puede deteriorar”, aseguró Halleslevens.

La revelación del jefe militar cobra sentido cuando la madrugada del pasado 15 de noviembre, la Policía y el Ejército informaron la ocupación de un lote de 61 armas, dinamita y abundante munición que pertenecían a una célula del cártel mexicano de Sinaloa que operaba en el país, y que era dirigida por el mexicano Roberto Bedolla, alias ‘El Ingeniero’. El origen del arsenal no fue determinado por ninguna de las instituciones.

Traspasos con inventario
Halleslevens dijo que después de los años 80 hubo una concentración de armamento, el cual se dejó al “descubierto sin techo”. En los años 90 no hubo fuga de armas y municiones, dijo, lo que significaría que en los primeros años del siglo XXI pudo haber ocurrido algún “extravío”.

“Siempre ha existido un sistema muy fuerte en el Ejército, ha existido una parte de las especialidades nuestras como lo es la contrainteligencia que ha hecho desde toda la vida un trabajo muy importante en ese sentido”.

El jefe del Ejército explicó que esta institución tiene inventariado su arsenal y los explosivos, y que en la etapa del traspaso de mando se confirman dichos inventarios.

Nada de política
La crisis política que afecta a diferentes instituciones del Estado es ajena al Ejército de Nicaragua, señaló el jefe de la institución.

“Estamos tratando de ser lo más objetivos posible, estamos tratando de sacar la sabiduría de donde podamos para no inmiscuirnos en asuntos que, como lo hemos dicho en otro momento, mal haría el Ejército de Nicaragua, teniendo una actividad política tan grande en este país tan radical, y no llevar otro elemento más de nuestra sociedad, como lo es el Ejército, a que esté opinando”, reflexionó.