Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El periodista Carlos Fernando Chamorro no se quedará de brazos cruzados ante la intención del gobierno de sacarlo del aire con sus programas al haber comprado Telenica Canal 8, y ya ha empezado a buscar espacios en otros canales de televisión nacional que se transmiten por señal abierta UHF o bien por cable.

Chamorro confirmó a EL NUEVO DIARIO que ha realizado algunas consultas con empresarios televisivos para conocer la posibilidad que le abran espacio a sus programas “Esta Noche”, que se transmite a diario, y “Esta Semana”, que sale al aire los domingos por la noche. Sin embargo, aclaró que no existe ni acuerdo ni decisión tomada al respecto.

“Ante la situación de incertidumbre, he tenido pláticas exploratorias con diversas empresas televisivas, sobre un eventual traslado de estos programas a otro canal, pero no existe ningún acuerdo o decisión alguna”, dijo Chamorro.

Telenica Canal 8 fue adquirida por la orteguista sociedad ALBA de Nicaragua, Albanisa, que ya ha comenzado a través de sus personeros, a negociar con algunos periodistas la dirección del área noticiosa del medio de comunicación, así como nuevos programas que no trastornen su actual programación, según las orientaciones de la primera dama Rosario Murillo.

La venta fue confirmada por ex propietario de la televisora Carlos Briceño Lovo, quien no quiso revelar la identidad del comprador, porque así lo acordó con los adquirentes.

Chamorro dijo que si no fuera el oficialismo el que adquirió la televisora, pues ya se sabría quién ha sido, y que al hacerse el orteguismo del medio, quien pierde no es él ni sus trabajadores, sino Nicaragua y la libertad de expresión.

Fuentes extraoficiales indicaron que en el caso de Esta Semana, el último día que saldrá al aire será el domingo 24 de enero, y que Esta Noche, se extenderá hasta los últimos días de enero, ya que Briceño terminará de entregar el medio para entonces.

Briceño se reunió con empleados de Telenica

Esto coincide con lo que el empresario informó ayer a los trabajadores de Telenica, en un almuerzo al que les invitó, donde les hizo saber que su figura como director y dueño del medio se borrará a partir de febrero próximo, pero que las nuevas autoridades empezarán a llegar a partir de la semana entrante.

“Estoy esperando que se revele quiénes son los nuevos dueños de Telenica Canal 8, y si en efecto se trata de un grupo político y económico subordinado al presidente Ortega, entonces podré tomar decisiones sobre el futuro de las transmisiones de Esta Semana y Esta Noche”, indicó Carlos Fernando.

Briceño aseguró que “los nuevos accionistas han prometido a la audiencia nacional de Telenica una programación dinámica y variada, y estabilidad laboral a los profesionales de la comunicación que laboran en la televisora”, pero los trabajadores dudan de eso, porque frente a un año preelectoral, el ambiente político se apoderará poco a poco del medio.

“Dicen que todo se va a mantener igual, pero la mayoría dudamos, porque en la medida en que se acerque la campaña electoral, los cuadros de ellos van a tomar fuerza aquí, y entonces, varios van a perder sus trabajos”, expresó uno de los empleados de Telenica, que pidió no ser identificado.

Por otro lado, EL NUEVO DIARIO conoció que el precio que los compradores pagaron a Briceño por el Canal 8, fue de 10 millones de dólares, pero que del mismo se dedujeron las deudas que tenía con entidades de gobierno como el INSS y la DGI, pero que también los negociantes por parte del gobierno “le dieron su mordidita”, a cambio de que éstos “engancharan” a la primera dama, para que pagara el precio pedido por el empresario televisivo.

“En el camino hubo unas coimas bárbaras, sólo para que se apuntara alto (en el precio) y ganaran todos”, dijo la fuente.

Deducir la estación televisiva a la que va Chamorro, no es fácil, tomando en cuenta que, por un lado, el gobierno mantiene presionados a varios dueños de canales con la amenaza de suspenderles la licencia si se atreven a criticar al Ejecutivo, desde sus espacios noticiosos o programas; y, por otro lado, existen otros con los que el gobierno mantiene una relación comercial “muy buena”, la cual no pondrían en riesgo al aceptar los programas críticos de Carlos Fernando.