•  |
  •  |
  • END

Los colonos instalados ilegalmente en la Reserva de Biosfera Bosawas, exigen negociar con los dirigentes de la comunidad indígena mayangna Sauni Bas, mediante el pago de una suma de dinero considerable en concepto de “alquiler” de las tierras tomadas. Así lo dieron a conocer ayer a este rotativo los dirigentes del Gobierno Territorial Mayangna Sauni Bas.

El pasado 12 de enero, unas 30 personas involucradas en distintas actividades ilícitas cometidas en contra de la reserva de biosfera más grande de la región, fueron citadas por la fiscalía regional para que rindieran cuentas de sus acciones, sin embargo, sólo se presentaron 21, entre las que se encontraban los alcaldes auxiliares de Wasma, Ernesto García y Jesús María Tinoco, así como Adán Blandón, vecino que confirmó la cosecha de marihuana en la reserva, y también afirmó que el dueño de esas tierras era el hermano del “alcaldito” Ernesto García.

Ahora pretenden arrendar

“Ellos quieren que lleguemos a un acuerdo de arrendamiento, es decir, que pretenden pagar una suma de dinero en concepto de alquiler del terreno de la reserva, eso no lo vamos a aceptar jamás porque ellos están ubicados donde nacen todas nuestras fuentes hídricas de abastecimiento municipal y local”, afirmó Netan Mordy Taylor, técnico del gobierno de la comunidad indígena Mayangna Sauni Bas.

Mordy reitera que “con toda esta gente que fue citada por la Fiscalía, le decimos que no vamos a negociar con ellos, como lo solicitaron, porque están precisamente asentados en la zona núcleo, en la propia área protegida. Si llegáramos a una negociación se perdería por completo toda la flora y la fauna de Bosawás, además, estaríamos contribuyendo a la contaminación de nuestro medio ambiente, sobre todo a la destrucción del principal manantial de agua, como es el río Uly”.

Reciben amenazas

Después de que los representantes de los indígenas mayangnas, interpusieran su denuncia públicamente a través de los diferentes medios de comunicación, acerca de la inminente amenaza destructiva en contra de la Reserva de Biosfera Bosawás, han sido amenazados de muerte, y temen perder la vida en cualquier momento.

“La vida de nosotros es bien triste y dura a la vez, no podemos andar paseando libremente por nuestro territorio, sentimos que nos espían, no podemos estar tranquilos, pero debemos proteger nuestra tierra, porque si nos vamos o nos descuidamos ahí está la destrucción. Incluso cuando vamos de regreso en el mismo bus que nos vamos nos advierten que no lleguemos allá --a Sikilta, nuestra comunidad de origen--, si queremos preservar nuestras vidas”, agregó Mordy Taylor.

Por eso solicitan a las autoridades competentes que les ayude a preservar sus tierras y sus vidas. “No queremos que haya un derramamiento de sangre como nos han amenazado verbalmente, no queremos llegar a esos extremos, actuamos a través de medidas legales para evitar lo mismo que ocurrió hace varios años, donde pereció nuestro líder”, expresó.

Pronunciamiento en Jinotega

El pasado viernes 15 de enero, los suscritos miembros de la Comisión Ambiental Departamental del Consejo de Desarrollo Departamental de Jinotega, organizaciones civiles, y representantes de pobladores del departamento de Jinotega, emitieron un pronunciamiento a las distintas autoridades competentes para que actúen y se manifiesten en pro de la defensa y preservación de la Reserva de Biosfera Bosawás.

En su pronunciamiento, destacan 15 aspectos de los que esperan una pronta respuesta, entre los cuales están: “Pedir protección física para los indígenas ante la amenazas verbales de muerte. Solicitamos que la Corte Suprema de Justicia tome cartas en el asunto y sancione o suspenda de sus funciones a los abogados o notarios públicos que con todo el conocimiento de la problemática, han elaborado escrituras públicas que generan títulos de compra venta sobre las tierras tituladas”.

Kamilo Lara, Presidente del Foro Nacional de Reciclaje, Fonare, informó que después del pronunciamiento han obtenido tres buenas noticias. “La primera es que la fiscalía de Jinotega incluyó a los indígenas como parte afectada del problema; la otra es que el Ministerio Agropecuario Forestal, Magfor, suspendió la entrega de bonos productivos a los colonos, y lo otro es que el alcalde de Siuna, Julio Gaitán, canceló los nombramientos de los alcaldes auxiliares de la zona”.