•  |
  •  |
  • END

“Hay quienes viven de los recuerdos y hay quienes no recuerdan lo que es vivir”, así dice el lema alusivo a los pacientes de Alzheimer, de quienes la ciencia no se ha olvidado, pues ya se habla de una droga que ofrece la cura a esta enfermedad, la cual afecta comúnmente a las personas mayores de 65 años.

El Alzheimer se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria, la confusión o desorientación en el tiempo y espacio, desconocer familiares cercanos, entre otros síntomas. Esta enfermedad produce una degeneración celular, que puede durar aproximadamente unos diez años, en los cuales hay una destrucción en las zonas vitales del cerebro, hasta llegar a la muerte.

Aunque hasta el momento se desconocen la mayoría de las causas del origen del Alzheimer, el descubrimiento de la cura, a través de la droga llamada Bryostatin 1, por los científicos de la Universidad de California y del Centro de Investigación Rockefeller de los Estados Unidos, ha venido a dar esperanzas a los pacientes de esta enfermedad y a sus familiares o cuidadores.

“Bryostatin 1 es un fármaco que se usaba para combatir el cáncer, sin embargo, se ha visto que ha dado buenos resultados para combatir el Alzheimer, dicho experimento finalizó su primera fase en diciembre del año pasado”, señaló el doctor Eddy Zepeda, miembro de la Fundación Alzheimer de Nicaragua, Faden.

Prueba con caracoles

El experimento se realizó con caracoles marinos, los cuales nadaron por varios días en su agua salada combinada con Bryostatin 1, este fármaco permitió el almacenamiento de las proteínas responsables de la memoria.

La Administración de Alimentos y Droga de Estados Unidos, ya aprobó el uso de Bryostatin 1 en humanos, y los científicos esperan que este proceso –cuyo objetivo es encontrar la cura del Alzheimer en las personas- comience en los próximos meses.

Según el doctor Zepeda, en años anteriores, la única forma de diagnosticar el alzheimer era después que la persona fallecía y se le practicaba una autopsia para observar las alteraciones dentro de las neuronas.

“Ahora podemos anticipar el diagnóstico con estudios computarizados como resonancia magnética o tomografía computarizada, mecanismos tecnológicos disponibles en el país, así como también se puede hacer mediante un diagnóstico molecular con ADN, es decir que ya podemos decir que una persona tiene marcadores moleculares o la sustancia que puede desarrollar la enfermedad de Alzheimer posteriormente, para ser tratada”, apuntó el doctor.

Tenemos 30 mil pacientes

Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, OMS, en Nicaragua hay alrededor de los 30 mil pacientes de Alzheimer, de los cuales sólo un 10 por ciento recibe una atención médica especializada.

También los estudios revelan que a nivel mundial unas 104 millones de personas mayores de 65 años, van a tener Alzheimer, es decir que la mitad de la población mayor de 65 años se cree que van a tener esta enfermedad para el 2050.

Hasta el momento, las medicinas que se han utilizado para tratar esta enfermedad únicamente han servido para calmar los síntomas y garantizarles una vida “digna” a los pacientes. “Los tratamientos que hemos utilizado sólo son para aliviar síntomas, es decir que hacen que la persona se mantenga autónoma, que pueda vestirse, comer con sus manos, sostener una conversación, etc., pero no curan este mal”, reiteró el representante de Faden.

Una enfermedad cara

Aún no se habla de comercializar la Bryostatin 1 en todo el mundo, puesto que se encuentra en procesos experimentales. Para el doctor Zepeda “el costo de la medicina aún no está previsto, pero la enfermedad de Alzheimer es muy cara en nuestro país, en estos momentos hay un estimado de más de tres millones de córdobas en los gastos de una persona desde que se le diagnostica el Alzheimer hasta que muere”.

Asimismo opinó que “el problema es que las patentes encarecen todo estos fármacos, ojalá que esta droga que está dando buenos resultados en la fase final del proceso de experimentación pueda servirle a toda la población, esperamos que la OMS, tome cartas en este asunto”.

Por otro lado, en Nicaragua la mayoría de afectados son mayores de 65 años, en base a las investigaciones se puede decir que “la mayoría de pacientes en Nicaragua cotizaron en algún momento en el Seguro Social, en todo caso sería el INSS el que debería garantizarles esa medicación, pero no se está cumpliendo”, señaló.